Zielinski:“El partido de la promo contra River no lo volví a ver nunca más”

0
253

En estos días sin fútbol, el Ruso Zielinski a puro fútbol: los técnicos que “tocan el violín”, los que le mienten a la gente, qué piensa de ser la bestia negra de River y una sentencia: “Loustau dirigió bien, no hubo polémicas”.

¿Qué cosa? ¿De qué me hablás?

-La clave para imponerte tantas veces ante River…

-No, acá no hay claves. Nosotros perderemos más partidos con River de los que podamos ganar. Ellos son mejores. Lo que yo no voy a pretender es jugar un partido abierto, porque ahí te sacan ventaja. Voy a tratar siempre de llevarlo donde yo puedo sacarle ventaja. Debemos siempre partir de la realidad de que River es el mejor equipo de la Argentina y es mucho mejor que nosotros. Yo siempre digo lo mismo: hay que tratar de llevar a equipos como River a jugar un partido que no quiera jugar. Pero siempre desde la honestidad dentro del campo: Atlético es un equipo limpio que no pega una patada. Sin agresividad y sin mala intención, con armas leales. Cuando jugamos con un equipo mejor, hay que ser inteligentes.

-Dijiste que River es el mejor equipo de la Argentina…

-Sí, sí (interrumpe). De los últimos años.

-¿Y el mejor entrenador?

-Gallardo. Es más: me hubiese gustado que le dieran la oportunidad de dirigir en la Selección. Hay que ser justos, realmente ha demostrado que es el mejor entrenador de la Argentina desde hace varios años.

-Después de ese partido con River en la Superliga, ¿cuántos mensajes de hinchas de Boca te llegaron?

-Yo soy muy especial y trato de respetar, no me prendo en ninguna situación. Siempre respeto al rival, llámese River o cualquier otro. Realmente no me prendo en ninguna pavada. El fútbol es un deporte muy noble y esa nobleza también hay que verla fuera de la cancha. Con cualquier rival trato de comportarme dignamente. No les di importancia a los llamados y esas cosas.

-¿Qué les dijiste a tus jugadores antes de ese último partido?

-Yo soy respetuoso de los rivales hasta en las charlas técnicas. Les dije que aprovecharan el partido porque nosotros somos invisibles cuando jugamos con un equipo parecido al nuestro. El único modo de empezar a ser visibles es cuando jugamos ante los grandes. Es así. La única forma de que se hable de un gran rendimiento de un jugador nuestro es cuando juega con los grandes. Buenos Aires no le da importancia a los equipos del Interior. Ésa es mi lucha, porque veo el esfuerzo que se hace y me gustaría que el fútbol sea mucho más federal. Hablo a calzón quitado, eh. Para mí lo blanco es blanco y lo negro es negro. Yo no me disfrazo nunca. Digo lo que pienso. Como cuando no se juega bien: hay que decir que no se jugó bien.

-¿Y ese partido jugaron bien? ¿Salió como lo habías planeado?

-No, yo quería jugar mejor. El primer tiempo no me gustó, hubo 15 ó 20 minutos en los que River nos superó. Pensaba que podía llegar a ser como el 3-0 por Copa de la Superliga, con presión, incomodándolo a River. Algo que me molestó muchísimo fueron las quejas del partido, en el área de River también hubo agarrones. No pasaron una foto de cómo marcaban la pelota parada. Son situaciones repetidas en el fútbol argentino. Loustau es el mejor árbitro del país. A equipos como nosotros, nos embroman bastante durante el año. Y árbitros como Loustau nos aseguran que, jugando bien o mal, va a ser imparcial.

-¿Para vos dirigió bien?

-Sí, dirigió bien. El gol de Borré, de diez árbitros, cinco no lo cobran. Y los penales ninguno fue. Ninguno. Habrá que tener un criterio uniforme de los agarrones dentro del área. No hubo jugadas polémicas. El offside, si hubiese sido al revés, hubieran dicho que tenía un hombro o la nariz adelantada.

-Hay muchos que no piensan como vos…

-Pero, históricamente, los más ayudados han sido los grandes. Yo opino que Loustau dirigió muy bien. Lo mismo que hicimos nosotros en nuestra área, pasó en la de River. El árbitro mira lo mismo que nosotros desde un lugar mejor: pero todos vimos lo mismo. No han sido jugadas que vos decís que son claras. El offside fue algo que no se discutió, los jugadores de River no dijeron nada durante el partido. Entiendo a los árbitros, no opino ni cuando nos perjudican, y lo han hecho un montón. Si uno no habla cuando lo benefician, tampoco tiene que hablar cuando lo perjudican. Como norma, a los referís trato de no juzgarlos. Lo concreto es que fue un partido medianamente parejo, ante el mejor equipo de la Argentina. Nada más que la pelota nos pegó en el palo y salió…

-¿Te gusta, te molesta o te es indiferente que te digan la bestia negra de River?

-Me es indiferente, yo no ando por esos caminos. El camino mío es el partido que viene. Yo miro siempre para adelante.

-¿Entonces para vos ya pasó todo lo de la promoción?

-Claro. Pasó a los diez minutos de haber terminado. Como cualquier otro partido, a los diez minutos que terminó ya hay que pensar en el próximo. Así pienso yo.

-¿Nunca volviste a mirarlo?

-No, no. Nunca lo volví a mirar. En general, trato de no volver a mirar los partidos. Sí me acuerdo de quiénes hicieron los goles y todo, claro, pero no lo he mirado. Termina una cosa y siempre se te viene otra encima. Me manejo así en todos los aspectos de mi vida.

Fuente Ole

Publicidad