Wanchope afima que son los mas grandes: Hacer un gol en Boca es hacer festejar al país”

0
124

Wanchope explicó el festejo tras su golazo ante Argentinos, el que hizo luego de tirar un penal por arriba del travesaño y sirvió para el pase a la final de la Copa Maradona.

La pelea es contra él mismo, con nadie más. Ni siquiera contra Franco Soldano, su competidor por el puesto. Por las lesiones, por volver a patear un penal y desviarlo. Pero de una y otra cosa, Ramón Ábila se recupera una y otra vez. Con una fe y una fuerza de voluntad tremenda, tal vez la más alta del plantel. Y así, tozudo, Wanchope hizo el gol que hizo, con una definición top para convertir el segundo gol de Boca, el que en definitiva salió una clasificación a la final de la Copa Diego Armando Maradona. Y se lo dedicó a su hijo. «La mano llamando por teléfono fue para él».

Publicidad

“Me gusta el gol. Lo que más me gusta de jugar a la pelota es hacer goles. Cuando erré el penal me quería matar, quise patear cruzado y me patiné”, dijo Ábila después de convertir su gol número 36 en 81 partidos en el club y dedicárselo a su hijo con el festejo del teléfono. “Me faltan doscientos goles para Palermo, ja. Me frustré con el penal, pero me gustan los desafíos y me gusta jugar en Boca. Hacer un gol en Boca es hacer festejar al país”, agregó el goleador xeneize y segundo de la competencia, con cinco, uno menos que la Pulguita Rodríguez.

El partido de Wancho, con su gol imponiéndose por contrapeso al penal fallado, también fue para seguir disputando un lugar para la formación de la Copa Libertadores, aunque para él no hay equipo A y equipo B. “No somos alternativos. Jugamos unos los miércoles y otros los domingos. Estamos las 24 horas juntos y tenemos ritmo todos. Mientras sea parte del plantel voy a estar en carrera para jugar con Santos, ja. A no ser que me bajen a Reserva…”, explicó en ESPN, todavía dentro del campo.

En esa charla con la TV, Ábila confesó que viene jugando con una molestia en el pubis y que en cuanto pueda se va a operar. “Tengo hernias, pero no me dejo caer ni vencer, sigo peleando contra todo. No es una excusa, trato de competir al máximo. Me operaré y empezaré de nuevo. Yo tengo pubalgia de chico. En Huracán me corté el aductor y el año pasado contra Liga también. Estoy a la órden de Boca. Soy el último que se va todos los días del club. Voy a hacer hasta lo imposible para sobrevivir en este club”.

Fuente Ole

Publicidad