Todavia tiene la herida abierta:J. J. López y las revelaciones más íntimas sobre qué hubo detrás del descenso de River en 2011

0
71
Juan José López, el día del descenso de River. (AFP)

El entrenador revivió cómo llegó a ser el DT del equipo en aquel momento y la charla que tuvo con Daniel Passarella.

El descenso a la B Nacional en 2011 dejó a River contra las cuerdas, golpeado, sin ánimo, con la moral destrozada y un futuro lleno de incógnitas. Para Juan José López, hombre formado en el club y entrenador del equipo de Núñez en aquel entonces, el impacto aún permanece. “Es un dolor que cicatriza, pero es una herida que sigo teniendo”, confesó Jota Jota a casi ocho años de un hecho deportivo bisagra en nuestro fútbol.

Jota Jota recordó cómo fue que llegó a quedar al mando del equipo en una situación tan delicada, cuando todo se desmoronaba. “Cuando se fue Ángel Cappa, agarramos nosotros faltando seis partidos para que terminara la primera rueda del torneo y nos fue bien. Debutamos con Boca y ganamos, lo que nos dio confianza y nos fuimos motivando. Cuando terminó el torneo y la idea era volver a las inferiores”, recordó Jota Jota en una entrevista con Club 947.

“Le pedí a Daniel Passarella que busque otro entrenador, pero me respondió que no tenía a nadie y me dijo que la única opción que tenía éramos nosotros. Ahí le dije que era ‘soldado de Passarella’. Le metimos para adelante”, completó.

Además, reveló que desde la propia institución había gente que tiraba para atrás. “Dentro de River, muchos querían que nos fuéramos al descenso. A través del tiempo lo supe y era por política, yo conozco a todos, sé dónde paran”, señaló. “A veces el ego, el poder y el dinero corrompe a la gente. Yo fui con el corazón abierto y me dolió mucho”, agregó.

“En River había un entorno oscuro”, aseguró él DT, quien también señaló que la relación de Passarella con la AFA era muy tensa. “Hubo una pelea de Daniel con Grondona después del partido con Boca que dirigió Loustau, pero también es cierto que dentro de la AFA había más grondonistas enojados con Daniel, que el propio Grondona”.

Finalmente, se mostró feliz por el presente del Millonario, aunque se lamentó por no poder disfrutarlo en el Monumental. “Me gustaría ir a la cancha y verlo, pero no puedo. Duelen los insultos de los hinchas, pero cada uno tiene que asumir las responsabilidades en la vida. Fue una experiencia de la cual aprendés o te termina tirando al fondo del mar, y a mí no me van a tirar al fondo del mar”, cerró.

Fuente Toda Pasion