Titular de River, que está ayudando a terminar la casa de sus padres lo busca El Valencia

0
4109

El lateral de 21 años que está en el radar del club español retomó la secundaria y ayuda a su familia para que termine la casa propia.


“Quiero darle una vida mejor a mi familia”. Gonzalo Montiel no ubica en el podio de sus prioridades, al menos por el momento, un pase al fútbol europeo. Y esto por más que figure en la lista de posibles refuerzos que estuvo evaluando en Buenos Aires el Director deportivo del Valencia, Pablo Longoria, quien también observó al volante de Boca, Agustín Almendra.

El pibe de 21 años al que Marcelo Gallardo calificó como “el bombero del equipo” por su capacidad para ocupar varios puestos y salvarlo de incendios está cumpliendo el gran sueño de su vida en la Primera de River, pero hoy sus máximos objetivos se enfocan en concretar el anhelo de sus padres: terminar el colegio secundario como le prometió a mamá Marisa y lograr que su papá albañil pueda finalmente construir la casa propia para su familia.

Cachete, como lo llaman en el plantel por la fisonomía de su rostro, lleva el sacrificio en sus genes, en la misma sangre por la fluye su pasión heredada por River, la que refleja las pocas veces que le toca festejar un gol cuando mira hacia el cielo para homenajear a su fallecido abuelo materno, Jerónimo, el “loco” que le insistió a su hija para que lo llamara Ariel Ortega Montiel… Su carácter fue forjado entre múltiples adversidades en una de las zonas más picantes del partido de La Matanza, Virrey del Pino, a metros de González Catán. Aunque la base de su formación, de su humildad e instinto de superación permanente fue el ejemplo de sus padres: Marisa, empleada de limpieza, y Juan Antonio. Por eso, Gonzalo Ariel Montiel (al final, el pedido del abuelo quedó en segundo lugar) no se nubla con su rol principal como lateral derecho del equipo de Marcelo Gallardo, con estar en los planes de Lionel Scaloni para una próxima convocatoria y, mucho menos, con las facilidades y tentaciones de la fama. “Cada peso que gana lo gasta en ladrillos porque su papá está construyendo la casa”, cuentan desde el entorno de este lateral derecho que se formó como primer marcador central y capitán en todas las categorías de Inferiores.

Paralelamente a este valioso aporte familiar que se propuso desde que empezó a patear, Montiel decidió retomar la secundaria para regalarle el título a su mami y para seguir creciendo como persona. Como sus horarios son limitados debido a los entrenamientos, concentraciones, viajes y partidos, Gonzalo hace curso on line en sus tiempos libres. Lo hace con placer, porque el trabajo siempre fue parte de su vida y siempre le dio recompensas. Como le sucede en el fútbol.

De hecho, el pibe que en noviembre del año pasado perdió a dos amigos que fueron víctimas de tiroteos en el barrio, no sólo se ganó un lugar entre los 11 titulares de Gallardo sino que su nombre ya suena para la Selección y está en la órbita del Valencia, que curiosamente acaba de contratar a Sebastián Arenz, el scouting que concretó el pase del uruguayo Marcelo Saracchi al Leipzig alemán.

“Después del sueño de jugar en la Primera en River, está el otro deseo de jugar en Europa. Uno mira la Champions y quiere estar ahí. Pero hoy disfruto de estar acá, del día a día. No pienso en lo que va a pasar sino de disfrutar de mis compañeros, de los domingos que jugamos y de ayudar al equipo”, dice el bombero Montiel.

Está claro: antes de emigrar, Gonzalo tiene que hacerle la casa a los viejos y terminar el colegio.

Valencia el esfuerzo.

Fuente Ole