Sufrió la noche del gas pimienta y reveló los detalles: «Fue una desesperación increíble»

0
91

Quien no se olvida de lo acontecido en la cancha de Boca es Matías Kranevitter, hombre que disputó aquel fatídico partido.

El 14 de mayo de 2015, hace ya cinco años, tuvo lugar un encuentro que pasó a la historia, lamentablemente no por cuestiones futbolísticas sino por una agresión hacia los jugadores visitantes. Nos referimos, por supuesto, al partido de vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores de América entre Boca Juniors y River Plate, disputado en la Bombonera. El mismo debió suspenderse antes del comienzo de la etapa complementaria por el atentado hacia los futbolistas Millonarios.

Con la serie 1-0 en favor de los de Marcelo Gallardo -debido a la victoria en el partido de ida jugado en el Monumental-, desde la parcialidad de Boca lanzaron una gran cantidad de gas pimienta que impactó contra los jugadores de River. Este hecho, luego de varios minutos de deliberación, generó la suspensión del compromiso y decretó la posterior clasificación de los de Núñez hacia la próxima instancia. Cabe recordar que, más tarde, el elenco del Muñeco sería el campeón del certamen.

Tan impactante fue aquel hecho que, aunque pasen los años, Matías Kranevitter no lo olvida. El volante central, que esa noche estuvo presente en el estadio de Boca, le brindó declaraciones a ‘TNT Sports’ y repasó los detalles de aquella jornada histórica por cuestiones negativas: «Nunca supimos que era gas pimienta, sino nos refregábamos la cara con agua. Fue una situación que los cinco primeros que salimos nos agarró el gas pimienta a morir y empezamos a gritar, no sabíamos qué había pasado».

«Yo no veía y la verdad es que me tuve que tirar ahí en el túnel porque no veía nada. Se quedó el doctor conmigo al lado y ahí me enteré de que nos habían tirado gas pimienta por el tema de la camiseta mía, de Maidana y de Ponzio, que tenía la cara destrozada. Fue impresionante, fue una situación que ojalá no le pase nunca más as nadie. Fue una desesperación increíble, todo el mundo gritando en el túnel: ‘¡no puedo ver!’. Después salieron a la cancha Ponzio y Vangioni pero yo no podía ver. Me ardía todo», continuó narrando Kranevitter.

«Después nos quedamos no sé cuánto tiempo en el estadio y a Funes Mori, Ponzio, Vangioni y a mí nos llevaron a un hospital para que nos hagan unos chequeos y ver cómo teníamos la vista. Éramos los más afectados porque nos había entrado en los ojos. Estuvimos hasta las cinco de la mañana en el hospital. Nos dieron unas gotas, nos inyectaron otra cosa. Fue realmente difícil y peligroso», completó el mediocampista de 26 años de edad que actualmente juega en Rayados de Monterrey.

Fuentes Bolavip.

Publicidad