En la subasta, lo más cotizado fueron los botines de Tevez, que dejaron 2.200.000 de pesos para la causa solidaria. La Rural fue toda azul y oro: jugadores y famosos le dieron un marco único a la cena.


No faltaron los cantitos, el ritmo de cada domingo en la Bombonera. De hecho, el predio de La Rural estuvo ambientado como si fuera La Boca. No sólo se lució el famoso cartel de Caminito, sino que del salón colgaron camisetas y ropa de todo tipo, como suele verse en las clásicas casas del barrio. Todo estuvo pintado de azul y oro. Además del plantel, el Mundo del club se reunió en la séptima Cena Anual Solidaria, que llevó el nombre de Enzo Pagani, el ex presidente de la Fundación Boca Social que falleció en 2017. Dirigentes, jugadores, cuerpo técnico, glorias y distintas personalidades boquenses dijeron presentes: desde Claudio Caniggia, pasando por Juanita Viale, Verónica Varano, Rolo Sartorio (líder de La Beriso) y varios más.

 

El catering, un lujo, también tuvo mucho de lo popular: no faltaron los sandwiches de milanga (con sello gourmet). Y en las mesas vip, los socios que pagaron por estar ahí tuvieron el privilegio de cenar con los jugadores y varios históricos.

Mirá también: Las cinco perlas de una noche copada

Karina Mazzocco y Andy Kusnetzoff fueron los conductores del evento. Pero el encargado de presentar a los futbolistas fue el propio Angelici: “Fuerte el aplauso para los campeones del fútbol argentino”, dijo, después de su gran arenga: “Vamos por la Copa”. Luego, hubo otros famosos, como Guille Coppola, quienes participaron de la subasta, por ejemplo, de los botines de Tevez (pagaron 2.200.000 pesos). El premio mayor fue un auto, pero hubo una camiseta de Delpo, un viaje a Brasil para la semi con Palmeiras y hasta una obra de arte. Además, Pato Muzzio hizo reír a todos imitando al Melli, Román, Palermo, Diego y el propio Carlitos. “Me saca igual”, dijo el Apache.

Esta cena solidaria tuvo una convocatoria única. Sí, fue una noche mágica.

Fuente Ole