Polemica columna de Farinella en TyC Sports para Boca titulada: «Sigan llorando»

0
654

y puso casi todo, River arrancó abajo y lo dio vuelta pero al final se lo empató un rival ampliamente favorecido por el arbitraje.
El símbolo de estos tiempos es el éxito impresionante de River y la permanente lágrima de los bosteros acusando de todos los males al arbitraje. Permanentemente intentando condicionar, se la pasan buscando estadísticas, analizando cada una de las jugadas con microscopio para tratar de buscar situaciones en las que se favorece a River y nada se dice, o casi nada, de los momentos, las situaciones, en las que son favorecidos ellos. Son cómicos.

El Muñeco sorprendió ayer. Con la evidente desventaja con la que jugó River, que tiene una semifinal de Copa a 72 horas, pensábamos que pondría un equipo alternativo. Jugó con casi todos los titulares disponibles y los que faltaban entrar lo hicieron en el ST. River manejó la pelota y el sentido de juego del partido, pero no tuvo mucha profundidad ni disparos al arco y sufrió la tremenda efectividad que tiene Boca en la contra. Anoche la defensa sufrió y en cierta medida es lógico: River juega muy adelantado y en velocidad Villa es prácticamente imparable.

Publicidad

Con Nacho y Matías Suárez cambió la calidad de las posesiones y si bien llegamos poco, el único recurso de ellos era defender y defender. Con goles de cabeza lo dimos vuelta y luego de tantas expulsiones perdonadas a Buffarini y la tardía roja a Campuzano, el árbitro le sacó la segunda amarilla a Enzo Pérez. Les salió bien lo del arbitraje. Armani salvó un gol con una tapada fenomenal sobre Wanchope que estaba un Wanchope en offside. No es un cuerpo difícil de ver, pero bueno, es el mismo línea que también se equivocó en Tucumán para anularle un gol a Borré por un offside que no fue. Con ese gol, River era campeón y Boca no, qué sé yo, tal vez si hubiera sido al revés en la semana nos habríamos enterado por el coro de lloronas siempre tan atento a las designaciones.

Se puede mirar como una lástima no terminar de ganar un clásico que dábamos vuelta en la Bombonera. A propósito, el campo de juego no parecía en buen estado. ¿Habrá sido a propósito? En fin, sigamos con lo nuestro. Muy importante el gol de Girotti, marcando presencia en el área pese a que lo agarraban de todos lados. Y también muy bueno el anticipo de Borré. Es esa, Rafa, ir a buscarla, si la esperamos en el área no la agarramos nunca.

Y también podemos pensar que River volvió a demostrar que no se da por vencido nunca. Estaba abajo, en la Bombonera y después de tanto ganado seguía buscando como si fuera la final del mundo. Y eso que ya la ganamos en Madrid.

Fuente TyC Sports

Publicidad