«Sentía que Sampaoli había perdido un poco el norte y no sabía cómo seguir»

0
101

El futbolista repasó su etapa en la Selección y recordó su gol ante Nigeria en el Mundial de Rusia 2018 con Messi ‘a caballito’

Marcos Rojo atraviesa una etapa de incertidumbre en su carrera futbolística. Mientras aprovecha la cuarentena para pasar tiempo con su familia, su continuidad a préstamo en Estudiantes está en duda y el Manchester United (dueño de su pase) ya avisó que no lo tendrá en cuenta para la próxima temporada.

El defensor supo ser uno de los convocados al último Mundial de Rusia 2018 donde cobró protagonismo por el agónico gol a Nigeria avanzar a la siguiente fase del torneo. Aquel tanto quedó además inmortalizado por la imagen del central llevando «a caballito» a un tal Lionel Messi.

«La tengo acá en mi casa. Mi viejo me regaló el póster encuadrado. No lo tenía. Es una imagen que queda para la historia. Cuando mis nietos hablen de Messi les podré decir ‘miren la foto que tengo: el abuelo cuando lo llevaba a caballito, ja’. Ese momento fue increíble. Fue el gol que más grite en mi vida. Antes era el gol que le hice a Boca, con Estudiantes, pero éste le ganó. Por todo lo que significaba. En el momento que se metió, en un Mundial. Fue sin dudas el desahogo terrible.» recordó Rojo.

El jugador contó además que «había visto un millón de veces el gol pero no el partido entero. Una noche estaba haciendo zapping y lo agarré. ‘Noooo, mirá el partido que pasan’, le dije a mi mujer. Me transpiraban las manos en la repetición. Menos mal que lo estaba jugando porque de afuera me muero. No podemos haber sufrido tanto.» El futbolista contó además que «el primer tiempo jugamos increíble. Pero cuando nos empataron se nos vino todo abajo. No teníamos un plan. Era intentar meter el gol antes de que terminara el partido. Y fue la suerte…»

Además, recordó que «yo casi hago un penal. ¿Te acordás que van al Var? Tiran un centro, va para el 9, yo trato de cerrar, rebota, quedo pasado, la cabeceo mal, me pega en la mano… El referí dijo ‘no les voy a cobrar penal porque los termino de matar’. Nos quedábamos afuera. En vez del héroe podría haber sido el villano del partido. No piso nunca más Argentina… El gol fue increíble. Al otro día yo no podía ni hablar de lo que había gritado ese día. Si vos ves la jugada, decís ‘¡¿qué hacía Rojo ahí?!’ Pasamos a una línea de 3, termina tirando el centro Gaby Mercado y yo llego por el otro lado… Me pusieron en ese lugar para que metiera ese gol.»

Pero más allá de aquel duelo, el sueño argentino terminó pronto y Rojo buscó explicar lo que pasó. «Fueron dos realidades totalmente diferentes. Si bien los resultados buenos siempre hacen más fácil la convivencia. En Rusia de entrada ya no salieron las cosas. Después se hacen muchos cambios con Croacia. Me toca salir a mí, a Di María, a Biglia… Cuando metés la mano así es jodido. Si no te sale bien perdés toda la credibilidad del plantel.», aseguró.

El futbolista confesó además que «sentía que Jorge (Sampaoli) había perdido un poco el norte y no sabía cómo seguir. Se le notaba. El jugador lo percibe. La charla era eso. Decirle que no lo estábamos entendiendo, que por ahí se lo notaba perdido, que se veía que la relación con Beccacece no era la mejor y eso al grupo le influía un montón. Después de Croacia quedamos todos mirando Islandia-Nigeria y gracias a Dios nos quedó una chance más. En ese momento, la idea fue hablar, que entendiera que estábamos un momento recontra mil complicado y que si no lo hacíamos juntos no lo íbamos a sacar adelante.»

Para cerrar, en diálogo con Infobae, el defensor explicó que Sampaoli «podía tomar las decisiones que le parecían bien, pero la correcta fue ésa: que dieran la cara los más grandes. Más allá de que Kichan (Pavón) cuando entró jugó bien, Maxi Meza también… No es fácil jugar un Mundial y más uno así. Si no ganás te volvés a tu casa con una mochila que no te la sacás nunca más. A los chicos que vivieron la eliminación en primera ronda en el 2002 hoy en día se lo siguen recordando. Bielsa también… No era momento para andar apostando o intentando algo raro. Él lo aceptó de la mejor manera, sabiendo que teníamos la razón. Si no, hoy no estaríamos hablando de que pasamos la zona.»

Fuente TNT Sports

Publicidad