¿Se enfría la llegada de Driussi a River? Surgio este problema inesperado

0
69

El delantero con actualidad en el elenco ruso parece alejarse de la posibilidad de retornar al conjunto de Marcelo Gallardo tras varios rumores.

Publicidad

El retorno de Sebastían Driussi a los servicios de Marcelo Gallardo genera una gran expectativa en todo el entorno de River. Las confesiones públicas tanto del León como del Millonario encaminaban un posible reencuentro cercano, pero también se sabe que su club actual, el Zenit, es quien toma la decisión final sobre la salida del jugador.

El deseo del delantero con volver a lucir la casaca blanquirroja está a la luz de todos y como si fuera poco, había escrito a finales de marzo «En junio vuelvo», en el chat de una transmisión de Twitch en la que interactuó con muchos seguidores fanáticos del elenco de Núñez. Sin embargo, el dueño del pase sigue siendo el conjunto de San Petersburgo hasta mediados del año que viene y su principal objetivo es que sea vendido a Europa.

Desde lo económico, les conviene mucho más venderlo al Viejo Continente pero si no hay nada que convenza, recién ahí se analizará un préstamo con una opción de compra para que el jugador vuelva al lugar en el que se formó y jugó hasta mediados de 2017. Resignar en la parte económica no sería un problema para el futbolista.

Otro factor a tener en cuenta es que si el León llega a River, el Zenit se esforzará por firmar por otro año más al jugador, es decir, hasta 2023. De lo contrario, su contrato con los rusos terminaría en medio de su préstamo con el Millonario, estaría en libertad completa de acción y su club actual se vería perjudicado desde lo financiero.

El Muñeco, en el mercado pasado ya había manifestado su pulgar arriba para el retorno de Sebas pero la mala suerte apareció ya que las dos bajas (Sardar Azmoun y Malcom) sufridas por el Zenit de San Petersburgo dejaron vacíos los puestos de delantero, por lo que los rusos decidieron retenerlo. Por eso llamó a la calma y opinó que en junio volverían a insistir debido a que los deseos del jugador era el puente principal entre ambas partes.

Sin embargo, pasaron seis meses y mientras más corre el reloj, más se enfría la negociación. ¿Se habrá acabado también la paciencia del entrenador de River?

TyC Sports

Publicidad