«Riquelme me llamó y me dijo su idea de Boca, pero le dije que no; me costó rechazarla»

0
116

El defensor de 30 años aseguró que recibió una comunicación de Román, pero le avisó que, por el momento, desea quedarse en Estudiantes. Su pase pertenece a Manchester United y debe negociar su continuidad

Cuando Junior Alonso decidió irse de Boca, el club empezó a buscarle un reemplazante y Juan Román Riquelme se interesó en Marcos Rojo. El préstamo del defensor de 30 años con Estudiantes terminó y debería regresar a Manchester United. El propio jugador describió cómo fue el llamado que recibió.

«Fue una locura. Primero me manda un mensaje el hermano diciéndome que Román quería hablar conmigo. Si no me molestaba. Le digo: ‘¿Cómo me va a molestar?’. Ahí me responde: ‘En estos días te va a llamar’. Listo. Pasaron dos o tres días… Ahí me mandan un mensaje, un sábado, que decía: ‘Hola, soy Román. Marcos, disculpame que te moleste. ¿Te puedo llamar?’. Yo estaba en mi casa y digo: ‘Noooo, voy a hablar con Riquelme’. Me temblaban las piernas», recordó.

Y relató: «Entonces hablamos, me dijo su idea en Boca. Yo medio que de entrada no cerré nada porque se terminaba mi préstamo en Estudiantes, tenía que volver a Inglaterra. No es lo mismo Boca que Estudiantes, son mucho más conocidos. Por dentro pensé: ‘Quizá Manchester acepta la oferta de ellos’. ‘Dejame pensarlo, lo voy a hablar con mi familia’, le respondí. Hablé con mi mujer, con mi hermano, con mis amigos… Pero yo si viera que otro jugador en mi lugar se va a Boca pensaría que no está bien. Que de la nada aparezca en Boca no me parece. Esto se lo dije a Román en otra llamada que tuvimos».

Rojo, de todos modos modos, admitió que le costó decirle que no a Román. «Sí, me costó. Lo hablé con todo el mundo. Me ayudó mucho una charla que tuve con el Chapu Braña. Cuando se enteró de todo esto, me llamó y hablamos de un montón de cosas. No solo de jugar en Boca. Por suerte Román se lo tomó súper bien. Súper respetuoso conmigo. Yo se lo agradecí mucho. Que alguien con tanta historia se tome el tiempo de llamarme, de insistirme, habla muy bien de él y me hace sentir bien súper bien como jugador», apuntó en la entrevista con Infobae.

En este sentido, contó que hasta sus papás se ‘peleaban’ por ese posible pase. «A mi vieja ni le pregunté porque es de River. Mi viejo presionaba para que fuera a Boca. Mi vieja decía: ‘No, vos estás loco’. Ellos se peleaban como si ya estuviera hecho», comentó.

«Siempre mirábamos con mi viejo las Copas Libertadores de Boca, del 2000 para adelante. Es re fanático. Yo tenía 10 años. Estudiantes no peleaba arriba y yo hinchaba por Boca con mi viejo. Si me decís entre Boca y River, entonces, te digo Boca. Estudiaría otra chance de Boca. La de River no. No es por nada en especial. Pero me tiro mucho más para el lado de Boca que River», aseguró Rojo.

En consecuencia, admitió que se pensaría una nueva opción del «Xeneize». «Obvio: cómo le podés cerrar la puerta a Boca. Un club tan grande no solo en Argentina sino en Sudamérica y en el mundo. Cualquier jugador quisiera jugar en Boca. Yo le agradecí a Román. En este momento quiero jugar en Estudiantes. Me gustaría sacarme las ganas de entrar más de una vez en 1 y 57. Después, con el tiempo, nunca se sabe. Yo tendría que volver a Inglaterra o donde sea en Europa, porque todavía me quedan años para jugar allá. Después, como te digo, nunca se sabe si cuando vuelva puede ser Boca u otro equipo», concluyó.

Publicidad