¿Quien es «La Turca» Cibilla «el gran amor» de Maradona que la conoció en el boliche top del 2000?

0
490

La increíble anécdota de la noche en que Diego Maradona conoció a “su gran amor” Laura Cibilla
“La Turca” era mesera del boliche La Diosa y fue pareja del Diez durante tres años en un noviazgo que casi termina en tragedia.

«Claudia a mí no me quiere, ¿cómo me va a querer si yo te presenté a Laura?», le dijo a Diego Maradona su viejo amigo Leo Sucar, hablando de Claudia Villafañe y Laura Cibilla, la mujer a quien no dudan en definir como «el gran amor» del exfutbolista.

Publicidad

Tras la muerte de Maradona, las historias alrededor del mítico exfutbolista comenzaron a echarse a rodar. Y una de ellas tiene como protagonista a esta moza de la disco La Diosa, a la que se señaló durante mucho tiempo como novia de Diego, en tiempos en que estaba casado con Claudia, aunque sin dar precisiones sobre la manera en que se conocieron. Hasta ahora.

Leo Sucar manejaba La Diosa, un boliche que en los años noventa era frecuentado por todo el jet set nacional, integrado por artistas, deportistas y políticos argentinos. Y Diego, en sus palabras, era el único que tenía libertad total para hacer lo que quisiera en la intimidad de la oficina que poseía el lugar.

El empresario estuvo como invitado en Fantino a la tarde (América, lunes a viernes a las 16,00), donde recordó las anécdotas más increíbles de Diego. Por ejemplo, la vez en que lo creyeron muerto y terminó rompiéndole a patadas la camioneta a Luciano Castro. También mencionó los problemas de adicción que sufría Maradona. Y recordó qué pasó la noche en que Laura, apodada «La Turca», se cruzó en la vida del Diez.

«Había un momento en que uno olfateaba que Diego estaba a punto de ir a drogarse a la oficina», explicó sin vueltas Sucar. Y comenzó con su relato: «Nosotros sabíamos cuándo Diego estaba a punto de… En uno de esos momentos le digo yo a Laurita: ‘Vení, bailá con Diego un poco…’. Ella me respondió: ‘No, Leo, no me hagas hacer eso’. Y le dije: ‘Dale, te lo pido por favor'».

«Ella fue… Imaginate la cara de embole de ella, me miraba (mal). Y terminaron de novios. Durante muchos años yo me sentí responsable de eso. ¿Por qué? Un día le dije a Laura: ‘Ya está bien…’. Pero ella me respondió: ‘Yo lo voy a cuidar’. Un día Laura me dice: ‘Yo lo voy a sacar de la droga’. Y un día termina Laura internada con Diego para que les hagan una rehabilitación a los dos. Y un día, trágicamente casi, hay problemas con Laura porque el cuerpito de ella no era el mismo que Diego y estaban a la par. Entonces yo me sentía mal…», agregó Sucar con seriedad y arrepentimiento.

«¿Fue un gran amor Laura para él…?», quiso saber Fantino. «Tremendo», respondió Sucar, sin dudarlo, poniéndola por encima, o al menos al mismo nivel, que Claudia, Verónica Ojeda y Rocío Oliva, las tres parejas «oficiales» de Diego.

Diego y «La Turca» estuvieron juntos durante unos tres años, en coincidencia con el tiempo que el exfutbolista intentó tratar sus adicciones en Cuba. Pero la relación, siempre clandestina, se hizo cada vez más lejana luego de un viaje de ella a España por motivos personales.

En diciembre de 2003, cuando ya estaban separados, La Turca fue mamá. Y en abril de 2008 decidió iniciarle una demanda por filiación a Maradona. Diego accedió a hacerse un examen de ADN que dio negativo dando por cerrado el caso, y Cibilla se radicó en España, donde rehizo su vida.

«Siempre se dudó de ese ADN. Yo a Laura la quiero mucho. La mayoría de las chicas que trabajaron conmigo en La Diosa eran excelentes. Y sigo hablando con la mayoría. Pero con Laura tengo un cariño especial porque es una chica que quedó muy desprotegida. Quedó con un vacío enorme”, comentó Sucar, con cierta tristeza.

Fuente Clarin

Publicidad