Pura humildad: De La Cruz se puso el barbijo y manos a la olla para ayudar en Uruguay

0
116

El volante charrúa de River colaboró con la olla solidaria del barrio Baldevere de Montevideo para servirles comida a los más necesitados de esa zona, donde se encuentra precisamente su primer club, Liverpool.

El volante de 22 años se tomó un tiempo para ayudar a la gente de la zona del club Liverpool.

Nicolás De La Cruz decidió partir a Uruguay la semana pasada para seguir con la cuarentena obligatoria junto a su familia en Montevideo. Allí se reencontró con su hermano Carlos Sánchez y se estuvo entrenando con él para continuar con la rutina de trabajo que debe cumplir con River. Pero el botija de 22 años también se ocupó de darle una mano a su barrio, Baldevere, donde está ubicado precisamente el club que lo formó como jugador: Liverpool. Un gesto de grandeza para ayudar a los más necesitados durante la pandemia del Covid-19.

Nico dejó los botines por un rato, se calzó los guantes y el barbijo, agarró un cucharón y empezó a servirles comida a los chicos y familias del humilde barrio uruguayo. El futbolista estuvo acompañado por autoridades del club Liverpool y la gente agradeció y se emocionó con la solidaridad de De La Cruz.

El uruguayo, igual que Paulo Díaz en Santiago de Chile, son los únicos dos extranjeros del plantel de Marcelo Gallardo que decidieron retornar a sus países durante la cuarentena: los colombianos Borrré-Juanfer Quintero-Carrascal y el paraguayo Robert Rojas se quedaron en Buenos Aires.

Este acto solidario de De La Cruz se sumó al de otros jugadores de River: Scocco, Martínez Quarta y Ponzio. Seguramente, en los próximos días habrá más obras solidarias de diferentes integrantes del plantel del Muñeco Gallardo. Porque la colaboración es parte de la identidad de este River.

Fuente Ole

Publicidad