Pica en punta como titular el jugar mas odiado por los hinchas de River y que Gallardo lo re banca

0
999

entrenamiento river prensa river gallardo de la cruz

Así como Ramón Díaz no concebía la posibilidad de no contar con un goleador en sus equipos, o como Daniel Passarella tenía obsesión por los centrales, Marcelo Gallardo siempre sintió la necesidad natural de jugar con un 10 clásico. No hay puesto que sea más representativo para el ex diez de River y la Selección. Buscó a Pisculichi para ese rol apenas asumió el cargo. Más adelante metió un pleno con el Pity Martínez, convenció a D’Alessandro para que volviera y por último se anticipó a la partida del Pity con el hallazgo de Quintero. Y hoy, por primera vez en sus casi cinco años como entrenador de River, se quedó sin un enganche tradicional a mano por la lesión de Juanfer. Encima, la fecha FIFA limita las alternativas del Muñeco para el partido del sábado frente a Talleres, clave para asegurarse el pasaje al Repechaje de la Copa Libertadores 2020 porque con un triunfo en Córdoba conseguirá el objetivo.

Gallardo venía puliendo a Cristian Ferreira para esta función, porque el pibe es enlace natural y reúne las condiciones que pretende MG. Aunque la intención era darle competencia sin apresurar su crecimiento y la lesión del colombiano lo puede forzar a acelerar los tiempos, algo que prefiere evitar y, más aún, si el cordobés regresa desgastado del Sub 20.

La decisión es compleja porque no se trata solamente de reemplazar al crack zurdo que estará como mínimo seis meses afuera de las canchas. El deté debe encontrar el mejor funcionamiento del equipo y, al mismo tiempo, administrar las cargas de cada jugador, ya que se viene una seguidilla de tres partidos determinantes la próxima semana: el sábado ante Talleres, el miércoles contra Inter en Porto Alegre por la Copa, y el domingo 7/4 frente a Tigre en la fecha final de Superliga.

Con Scocco afuera (desgarro en el gemelo derecho), Suárez regresando de la gira de la Selección mañana por la noche y los juveniles Ferreira y Julián Álvarez volviendo del Sub 20 el miércoles a las 5 de la mañana, Gallardo no contará con ninguno de ellos en condiciones ideales. Al que sí tiene a mano, y con frescura porque faltó al clásico con Independiente por el fallecimiento de su abuela, es a De La Cruz, quien carga con la responsabilidad de demostrar de una vez por todas sus condiciones.

Si Nacho Fernández se recupera sin problemas (como se espera) del terrible golpe de Figal, es fija para la visita a Talleres. Y el resto del medio también dependerá del estado de Enzo Pérez, ya que la prioridad de Napoleón en este momento es cuidar a sus soldados más expuestos. Con este panorama, Pratto y Borré estarían entre los 11. Incluso, es posible que el Oso se mueva por uno de los extremos en un 4-2-3-1 como lo hizo en otras ocasiones (la última, ante Independiente). Entonces, el equipo que empieza a armar el Muñeco en su borrador estaría integrado por Armani; seguramente Mayada como lateral derecho porque Montiel regresa el jueves de la Selección, Rojas (en lugar del suspendido Pinola), Martínez Quarta y Nahuel Gallardo; Ponzio-Zuculini o Enzo como doble cinco; De La Cruz o Carrascal-Nacho-Pratto como trío creativo; y Borré. Esto, obvio, si decide preservar a los seleccionados que se sumarán al plantel el jueves. Ahí, la señal De la Cruz, el uruguayo es ganaría terreno para suplir a Juanfer.

Fuente Ole