Paren rotativas: Vuelve el Cata Diaz de la mano de Riquelme a Boca

0
2592


Cata, el ayudante}
Daniel Díaz está cerca de ser el nuevo asistente de Miguel. El ex defensor, que se retiró del fútbol hace un mes, se había alejado de Boca tras la eliminación en 2016 con Independiente del Valle.

Publicidad

Cata Díaz, cerca de Boca.

La eliminación en semis de la Copa 2016 contra Independiente del Valle lo había eyectado del club junto con Agustín Orion, el otro referente de aquel Boca de Guillermo que, en casa y ante un rival de mucho menor jerarquía, dejó escapar una posibilidad única para acercarse al sueño de la Séptima. Pero el fútbol suele dar revancha. O en realidad, segundas oportunidades. Mientras a algunos históricos se les cierran cada vez más las puertas del club, a otros se les abren. Y todo indica que Daniel Díaz pasará a formar parte de ese segundo grupo de ex futbolistas que trabajarán en Boca a partir del 2020. ¿Como DT de Inferiores? No: como ayudante de Russo en la Primera.

Aunque el propio Miguel no se animó en confirmarlo en su conferencia de presentación, el Cata es el hombre elegido para acompañar a Russo en el banco de suplentes. Si logran resolverse algunas cuestiones, Díaz, que hace un mes decidió retirarse definitivamente del fútbol, firmará un nuevo contrato con Boca y el viernes dirá presente en Ezeiza para colaborar con el entrenador en su primer día de pretemporada del plantel.

Al Cata, de muy buena relación con Román (jugaron juntos en 2007 y entre 2013 y 2014) le había tocado irse de Boca por la puerta de atrás. Si bien había dejado una imagen positiva en su primera etapa en el club, la segunda no terminó siendo la mejor. Sobre todo los últimos meses, en 2016. En enero se viralizó una grabación en la que Daniel Angelici, por entonces presidente de la institución, criticaba el liderazgo del central y decía que, para él, el verdadero capitán era Tevez por más que la cinta la portara el defensor. Ahí se dio el primer roce con la dirigencia: Díaz amagó con irse y el Tano se vio obligado a ofrecerle disculpas en privado y también delante de las cámaras.

Pero lo peor ocurrió a mitad de ese año. Quedó apuntado como uno de los principales responsables de la eliminación ante Independiente del Valle y no le quedó otra opción que rescindir su contrato y marcharse a otro equipo. Volvió al Getafe, su ex club en España, y luego tuvo un paso por el Fuenlabrada de la segunda división. Y en julio de este año, con 40 recién cumplidos, firmó como refuerzo de Chicago, club en el que jugó 13 partidos y se retiró en noviembre.

Tras la asunción de Riquelme como vice de Boca, el Cata empezó a sonar como posibilidad para sumarse al cuerpo técnico de Blas Giunta en la Cuarta División. Sin embargo, su nombre fue ganando terreno y ahora está a un paso de arreglar su incorporación como asistente de Russo, que ya cuenta con Leandro Somoza (otro ex compañero de Román y del propio Díaz) como ayudante de campo principal.

“Está cerrado en un 90%”, le confió a Olé una fuente muy cercana a la dirigencia. Y ayer Miguel, al dejar Casa Amarilla, devolvió una sonrisa cómplice cuando los periodistas le consultaron por el Cata. Campeón de la Libertadores con Miguel, él también irá por la Séptima.
Fuente Ole