Pablo Perez redobla la apuesta a sus criticos: “Si hubiera ganado la final, hubiese dicho lo mismo…”

0
90
Pablo Perez declarando

Pablo Pérez retrucó sus dichos y ponderó a la Selección por encima de cualquier otra camiseta que vistió: “Levantar la Copa y que esté Messi al lado es una locura. Menos mi familia, te regalo mi vida por eso”.

Pablo Pérez había sido foco de las críticas del mundo Boca por haber blanqueado que, de haber tenido que decidir, hubiera preferido ir y ganar el Mundial de Rusia antes que la final de la Libertadores frente a River en Madrid… Lejos de arrepentirse de sus dichos, reafirmó su postura: “Si hubiese ganado la Copa, hubiera dicho lo mismo”.

“Levantar la Copa y que al lado esté Messi es una locura. Menos mi familia, dejo todo. Te regalo mi vida por eso. Si no hubiera dicho nada, no le daba lugar a los boludos que hablan. Ser sincero te trae problemas, no tengo que hablar más. Hoy le pongo fecha: es la última vez que hablo de Boca”, continuó el volante que ahora viste la camiseta de Independiente.

Pablo Pérez sintió que se cuestionó su entrega en aquel decisivo partido en España. Por este motivo aclaró que no se arrepiente de que la Selección sea todo para él aunque explicó que dejó todo en Madrid: “A los diez minutos de partido me desgarré la fascia plantar y nunca pedí el cambio. En aquella final yo desagoté todo, jugué casi toda la Copa Libertadores infiltrado porque yo me sentía importante adentro de la cancha. La actitud no me la puede reprochar nadie. Yo por Boca dejé todo”.

“Soy fanático y vestí la camiseta de Newell’s, pero nunca traté a ningún club como a Boca. Dejé muchísimas cosas por aquella Libertadores porque sentía que era la última en el club. No sé por qué me fui de Boca y, aunque le duela al hincha de Independiente, nunca me quise ir”, confió en una nota con 90 Minutos de Fútbol (Fox Sports) quien llevó la cinta de capitán aquel 9 de diciembre en el Santiago Bernabéu.

Incluso, Pablo Pérez puso en cuestión todo lo que entregó por el club dejando en claro que hasta su familia sufrió aquellos días: “Si hoy digo de volver a Boca, me termino separando. No llevaba a las nenas al colegio, no las llevaba a los cumpleaños. No quiero entrar en detalles de lo que hice por el club porque las redes sociales generan que los boludos de afuera opinen sin ver la nota completa”.

“Jugué en Unión y me putearon, pero ascendí. En Newell’s me putearon y salí campeón. En Boca me cuestionaron y me alabaron, y también salí campeón. Mi personalidad les molesta a todos, pero a mi no me interesa, no voy a vander humo. Lo que viví en Boca no lo viví en ningún lado”, cerró quien supo conseguir dos torneos locales, una Copa Argentina y una Supercopa Argentina con el Xeneize.

Fuente Ole