Ole hizo una nota comparando a Buffarini con Cafu y ahora lo bautizo “Caffurini”

0
212

Buffa y el “Caffurini” de los hinchas
La gente rebautizó al cordobés y lo comparó con el crack brasileño. Mientras, Boca le encontró dueño al lateral derecho después de 10 años. “La sensación de jugar acá es única”, contó Julio. Mirá acá todo lo que dijo…

Cafú y Buffa. Los hinchas de Boca compararon al cordobés con el brasileño. Top.

Julio Alberto Buffarini canta, agita el brazo por encima de la cabeza y hasta le pone voz de tablón al asunto. «Cuando me muera no quiero nada de flores, yo quiero un trapo que tenga estos colores… ¡Y dale dale dale Boooo!», sonríe el cordobés, que se prendió en un ida y vuelta en una entrevista digital que organizó el club con los hinchas xeneizes. Esos mismos hinchas que tienen debilidad por Buffa, el hombre de la rabona, el simpático, el de esos raros peinados nuevos que ya no son tan nuevos y que de hecho ya cajoneó. En una palabra, por Caffurini, como lo rebautizaron.

«Mis amigos me hicieron llegar eso de Caffurini, jaja. Es parte del folclore del fútbol y me lo tomo con mucho humor», cuenta el defensor de 31 años que no será Cafú, el histórico lateral brasileño que -entre otros logros- jugó tres finales de Copa del Mundo con su selección, pero que sí juega en uno de los equipos más grandes del mundo, que fue campeón, que estuvo en la Selección​ y que, aparte, también pasó por San Pablo, donde justamente Cafú es ídolo. «En el Mundial de Clubes me tocó marcar a Cristiano Ronaldo y fue de los más complicados por su potencia. En Brasil, jugando contra Santos, me pasó algo parecido con Bruno Henrique«, recordó Buffa.

El cordobés no sólo terminó siendo importante para Miguel Angel Russo en el título que le arrebataron a River en el final de la Superliga, sino que además rompió un karma que llevaba varios años en el club: Boca encontró seguridad en un lateral derecho después de la marca que dejó un tal Hugo Ibarra allá por el 2010. Sí, tuvieron que pasar diez años para que ese puesto hoy tenga un dueño fijo. Es verdad que fueron muchos los nombres que ocuparon ese lugar, pero ninguno se aferró al andarivel. Ni siquiera Facundo Roncaglia, quien tuvo un año entre el 2011 y el 2012, y era indiscutido en el equipo de Julio César Falcioni.​

«Me vengo sintiendo muy bien. Estoy en contacto permanente con la nutricionista, tengo el peso ideal”, relató Buffarini desde su casa. También contó que el gol que más gritó fue «el del Carlitos a Gimnasia», que extraña «jugar de volante por la derecha, mi puesto en mis inicios» y reveló que le gustan los laterales que «son firmes en la marca, que ganan en el mano a mano y que son apoyo en ataque». Algo similar, claro, a lo que Russo vio en él: desde que llegó Miguel, Buffa jugó 10 partidos y marcó un gol (su segundo en el club). Por eso la gente lo banca e hicieron del lateral un jugador casi fetiche. Si hasta un histórico como Pernía lo bancó… «Jugar en la Bombonera es una sensación única que sólo puede sentir el que se pone esta camiseta», cerró Buffarini. Perdón, Caffurini.

Fuente Ole

Publicidad