No gano ninguna Libertadores y tiro: «Tengo la sensación de que no le debo nada a River»

0
135
River Plate festejando gol

Gastón Fernández, actual futbolista de Estudiantes, recordó su paso por River y contó por qué nunca volvió al Millonario

Gastón Fernández, actual futbolista de Estudiantes, hizo un repaso de su carrera y recordó cuando tuvo que defender los colores de River junto a Marcelo Gallardo en el plantel.

«Este presente me pone feliz. Me gusta que Marcelo haya sido el que puso definitivamente de pie a River. La historia grande de River es de Marcelo para acá. Adentro de la cancha entendía todo. Pero después yo tenía una relación de amistad y no era de los fanáticos que están todo el día pensando en el juego. Éramos más de mirar series y charlar de otras cosas. Incluso Marcelo era uno de los que más bromas hacía en el grupo. Después siempre tuvo una personalidad muy fuerte y mucha capacidad de liderazgo. Era contundente a la hora de decir las cosas. Me pone contento todo lo que está viviendo porque en su momento me molestó que no se pudiera retirar jugando», sostuvo el delantero, en diálogo con Clarín.

En la misma línea, agregó: «La historia de River es enorme y de las más fuertes del mundo, pero el proceso de Marcelo supera todo. Hace mucho que no voy a Ezeiza, pero todos me dicen que parece un predio europeo. Ahí está la mano de Marcelo, su cabeza, su planificación a futuro. Lo mismo en el Monumental y con el trabajo que realiza con los juveniles. En Estudiantes pasa lo mismo con Verón. Son tipos que ponen el amor por el club por encima de todo y merecen ser destacados».

Por su parte, la Gata explicó por qué nunca volvió a River: «Yo ya había dicho que en Argentina solo jugaba en el Pincha. Si aceptaba alguna de esas propuestas iba a traicionar mi palabra y podía herir el sentimiento de los hinchas. Y no me podía permitir eso. Yo jugué en River, San Lorenzo y Racing y me sentí querido en todos esos lugares, pero lo de Estudiantes supera todo. Así que en ese 2016, que fue mi mejor año como futbolista pese a que tenía 33 años, opté por irme afuera».

«Tengo la sensación de que no le debo nada a River ni River a mí. En mi corazón está el gol a Boca en el Apertura 2004 y el año y medio que fui protagonista de un equipo muy bueno: perdimos en las semifinales de la Libertadores de 2005 contra San Pablo. En los años posteriores a mi salida, por ahí sí me molestaba que River no me tuviese en cuenta y contratara jugadores que no tenían nada que ver con su historia. Pero esa sensación se fue cuando jugué por primera vez en Estudiantes en 2008: el club me marcó a fuego», cerró el delantero.

Fuente TNT SPorts

Publicidad