«Nadie se salva solo»: así fue la bendición del Papa Francisco por la crisis del virus

0
104

Este viernes se llevó a cabo la bendición del Papa «Urbi et Orbi» por la emergencia del coronavirus, en la cual Francisco hizo un llamado a la unidad y aseguró que «debemos abrazar la esperanza».

Este viernes 27 de marzo se realizó en la Plaza de San Pedro del Vaticano la segunda cita de la oración «Urbi et Orbi» (a Roma y al mundo), bendición dirigida por el Papa Francisco con el objetivo de universalizar la oración para luchar contra la pandemia del coronavirus.

En lo que fue un hecho sin precedentes, el Sumo Pontífice dio una misa únicamente acompañado por un colaborador que se encontraba en las afueras del Vaticano y ante una plaza totalmente desierta debido a la pandemia del coronavirus.

«Desde hace algunas semanas, parece que todo ha desapecido. Se fueron adueñando de nuestras vidas, este vacío es realmente desolador. Se palpita en el aire y en los ojos de las personas. Nos encontramos asustados. Estamos frágiles y desorientados. Nos sorprendió una tormenta inesperada y furiosa. Pero tenemos que remar juntos. En esta barco, estamos todos. . No podemos seguir cada una por nuestra cuenta», comenzó diciendo el Papa.

«La tempestad nos dejó inmóviles. Se cayó el maquillaje con el que solíamos disfrazarnos», apuntó.

Sin embargo, Francisco hizo hincpié en la necesidad de ser solidarios; aclaró que «nadie se salva solo» y aseguró que en momentos como estos es cuando «debemos abrazar la esperanza».

La bendición fue transmitida en vivo a todo el mundo a través de Internet, televisión y radio y fue la primera vez en la historia que el Papa rezó en soledad ante la inmensa plaza vacía de San Pedro.

Fuente Telam

Publicidad