Messi volvio con todo: Goleo el Barsa y tiro estas joyas a lo Globetrotters

0
131

Messi: todo volvió a la (nueva) normalidad
Lionel Messi y su clásico festejo al marcar un gol: puso el 4-0 de la goleada ante el Mallorca

El regreso de Leo fue como si nada hubiera pasado: sin brillar, fue decisivo con un golazo de derecha y dos asistencias en el 4-0 del Barsa. Menos mal que llevaba 98 días sin jugar…

No importa si hay que usar barbijo, si no puede compartir el mate con Luis Suárez como siempre o si el público está o no en la cancha. Para Lionel Messi, volver a jugar al fútbol es reencontrarse con su esencia. Y este parate de 98 días, el más largo de su carrera, no le sacó nada de su habitual repertorio. Para el 10 no existe la “nueva normalidad”. En una cancha, Messi es el mismo de siempre. Por suerte…

El gran cambio suyo estuvo en el look: sin barba y con el pelo más largo, llamó la atención y fue de lo que se habló en esos primeros minutos contra el Mallorca. Sí, porque el rosarino empezó tranquilo en un Barcelona​ que al minuto ya estaba ganando por el gol de cabeza de Arturo Vidal tras un centro de Jordi Alba. Insólito: Messi no la tocó y el Barsa estaba 1-0 arriba. Pero después sí fue su momento en un partido de trámite lento que terminó movilizando él.

Jugando de enlace buscó a su socio Jordi Alba y, tras una serie de rebotes, a Leo le terminó saliendo un pase a Martin Braithwaite que no falló para el 2-0. El punta danés fue el socio arriba junto a Griezmann​ y se entendieron bien.

Ya en el segundo tiempo sí llegaría la verdadera asistencia, ese pase filtrado que Alba no desaprovechó y fue el 3-0. Y cuando el partido ya estaba liquidado, con los cinco cambios hechos en ambos lados, fue Lionel quien vio la oportunidad y la aprovechó.

Se metió en el área esquivando piernas buscando el hueco y sacó el remate de derecha que se metió en el ángulo tras un leve desvío. El 4-0 para sumarse a la goleada en el regreso y asegurar la punta de la Liga por lo menos una semana más y pasándole la presión al Madrid que hoy saldrá a jugar cinco puntos abajo. Un trámite para los de Quique Setién, que además pudo recuperar a Luis Suárez tras su operación de rodilla en enero (jugó 35’) y puso a otro charrúa: Ronald Araújo, central de 21 años.

Con un solo encuentro, Leo amplió su diferencia como máximo asistidor (14) y máximo goleador (20) de una Liga en la que las primera cuatro fechas no pudo jugar por lesión. Ni hasta dando esa ventaja deja de dominar. En Son Moix, ese mismo estadio, anotó en 2006 su primer doblete (también uno fue con la diestra) de una cuenta que hoy en día está en 698 goles entre Barcelona y Selección Mayor. No sería raro que el próximo martes contra el Leganés llegue a los 700.

“Estoy listo para ir por esa Copa, quizá la más importante de todas, que es traer felicidad a todos”, fue el mensaje de Leo en la previa de su ansiado regreso. No fue un partido para el recuerdo ni para la emoción, pero sí que generó ese sentimiento de que algo de la vieja normalidad sigue ahí en la zurda y (la derecha) del 10. Porque sin jugar a un nivel espectacular, a Messi le alcanzó para hacer un golazo y generar otros dos. En definitiva, un fin de semana como cualquiera antes de la pandemia.

Para él, la felicidad está en la pelota y desde allí puede transmitirla. Volvió Messi y todo volvió a la (nueva) normalidad. Disfruta el Barsa y todo el fútbol.

Fuente Ole

Publicidad