Maxi Lopez sobre su penal errado en el 2004: «Si vuelvo a patear el penal apunto ..»

0
55

Con una carrera impresionante, el rubio delantero todavía recuerda las dos caras de la moneda que le tocó vivir frente a Boca, la tarde que la rompió en La Bombonera y la noche de la dolorosa eliminación en el Monumental.


Maxi López: ‘Si vuelvo a patear el penal apunto a la cabeza de Abbondanzieri’
River, España, Italia, Rusia, Brasil, Maxi López ha construido una carrera verdaderamente impresionante. Ha sabido lo que es la amistad y el talento de un futbolista extraordinario como Ronaldinho y también ha vivido la crueldad que ofrece el fútbol cuando toca errar un penal en semifinal de Copa Libertadores jugando para River frente al rival de toda la vida. Hoy todavía en actividad, el futbolista del Crotone, equipo de la serie B de Italia, repasó su carrera a través de un vivo de Instagram con el periodista Atilio Costa Febre.

El famoso penal errado: “Si lo pateo de vuelta le apunto a la cabeza de Abbondanzieri, en la frente le apunto. Todo eso fue en una semana, primero la más hermosa y una semana después por la Copa Libertadores, la peor. Cuando entré al vestuario después de fallar el penal no podía parar de llorar. Leo Astrada se acercó y me habló bárbaro, él siempre tenía la palabra justa, fue un momento durísimo para mí”.

Su paso por el Barcelona: “Con los primeros que hice contacto obviamente fue con los latinoamericanos, estaban Rafa Marquez, Beletti, Thiaho Motta y Roni. Con Leo (Messi) al principio no porque no venía a entrenar pero después estábamos todo el tiempo juntos. Lo que me costó al principio fue el cambio de fútbol, era otro ritmo y otra dinámica. Los primeros tres o cuatros meses no fueron fáciles y después me hicieron sentir como en casa”.

Ronaldinho: “Era el alma del club en ese momento. En esa época lo que jugaba era una cosa increíble. En el vestuario me sentaron justo al lado de él. A mí me ayudó en todo. Yo tenía 20 años y tenía hasta un cuarto en su casa y el en la mía. Vi muy pocos jugadores ser tan grandes y con tanta humildad”.

El día que bailó a Schiavi: “En ese partido me consagré, fue el partido más importante de mi carrera en el club y prácticamente en toda mi carrera. Soy hincha de River, me crie adentro del club y sé lo que representa un superclásico para el hincha. Ese día estaba endiablado, desde la entrada en calor estaba a 2.000. Cuando vi que Marcelo Salas no podía seguir me metí enseguida en el partido y lo pudimos ganar y quedar arriba en la tabla en aquel momento”.

La ganas de seguir: “Hoy estoy muy bien en Crotone que vendría a ser en la parte más baja de la Península de Italia. Yo siempre digo que las cosas fundamentales para seguir jugando son la parte física y la parte mental, si falta una de las dos falta se hace muy difícil. La verdad todavía me siento bien, cuando entro a un campo de juego y veo la gente, la hinchada, comparto un vestuario, eso me hace sentir feliz. Algunos años más voy a jugar. El día que mi cabeza o mi físico digan basta será el final”.

Amigos son los amigos: “Hablo seguido con el Turco Husaín, Fernando Cavenaghi, Poroto Lux, el Chori Dominguez, con D´Alesandro estamos bastante conectados, seguimos en contacto con varios de los chicos. Yo pasé toda mi vida en River. Hice la escuela, el fútbol amateur, el fútbol infantil, todo. Hace dos meses entré en un grupo de wats app con todos los compañeros de la categoría ´84, así que imagínate”.

Publicidad