Lo pateo a Ruggeri: «Hice lo que cualquier hincha de Boca hubiese querido: pegarle a un traidor»

0
88

Passucci, Ruggeri y la histórica patada a un “traidor”
A 35 años de su famosa patada al Cabezón en el Monumental, Roberto Passucci recordó aquel momento con Olé. Además, hinchas de Boca le regalaron una obra como agradecimiento por su entrega cuando era jugador. ¡Mirá!

Hay partidos que van a quedar marcados en la historia. Esos que serán recordados por todos a pesar del paso del tiempo ya sea por un gol en el último minuto, una goleada o mismo un episodio extradeportivo. Y si se trata de un suceso vivido en un Boca-River quedará guardado aún más en la memoria colectiva. En ese sentido, Roberto Passucci le propició una durísima patada a Oscar Ruggeri en un superclásico, hecho que los fanáticos del Xeneize se lo agradecen hasta el día de la fecha. Tanto es así que además de su vasta trayectoria en el club, el ex mediocampista se hizo un lugar entre los ídolos de la institución en parte por esa suerte de desquite contra un compañero que cambió de bando para marcharse al clásico rival.

A 35 años de aquel histórico 27 de octubre de 1985 en el que River superó 1-0 a Boca y que terminó con la expulsión de Passucci, el ex jugador recordó con Olé ese particular acontecimiento. «Hice lo que cualquier hincha de Boca hubiese querido en ese momento: pegarle a un traidor que se saca la camiseta de un dia al otro y se va a River», comentó. También, señaló: «A partir de entonces, el cariño de la gente fue mucho más grande». Y agregó ante la pregunta sobre si hubo una charla reconciliadora con el Cabezón: «Nunca volví a hablar con Ruggeri y tampoco quise hacerlo».

Si bien cada vez que se lo cruzan los fanáticos xeneizes le consultan por esa situación, hubo un grupo de hinchas que decidió dar un paso más allá. Fabián Rosenthal, Dicky Geneloff, Andrés Sabbagh Fabio Helueni, Alberto Cohen y todos los integrantes del grupo «La Camiseta de Boca» homenajearon a Passucci al regalarle un cuadro pintado por el artista Diego Chueke.

De hecho, organizaron el encuentro de manera privada para sorprender a una de las grandes figuras del club de la Ribera. «Es una enorme satisfacción el cariño que me expresa la gente. Es increíble y me cuesta creerlo porque lo único que hizo uno fue defender la camiseta con el corazón», expresó el ex futbolista.

«Ruggeri y Gareca pasaron de Boca a River de un día para el otro y ese dia de la patada lo tomamos con un ajusticiamiento deportivo, lógicamente sin hacer apología de la violencia», sostuvo Rosenthal a Olé. Y añadió con orgullo: «Estuve en el Monumental ese día y lo que hizo Roberto no fue sólo una falta, sino que hizo una justicia divina: sintió que representó al hincha al ir así de fuerte». Asimismo, remarcó: «Algo que también le da un valor extra es pensar quiénes fueron los de la jugada, dónde, cuándo y los motivos por los que sucedió. Ese cruce significó muchas cosas». Por otro lado, Geneloff afirmó: «Uno rescata el espíritu amateur. Sabiendo que lo expulsaban, fue a ajusticiarlo. Era un hincha que se bajó de la tribuna».

Bajo el nombre de «Justicia por pierna propia», Chueke, quien también le diseñó cuadros a otras leyendas de Boca, reconoció que estuvo motivado desde el primer momento en el que Rosenthal le propuso la sorpresa. «Al principio le iba a poner un hacha y una pierna volando con sangre, pero me pareció muy agresivo y tratamos de buscar algo más tranquilo. Entonces lo pusimos a él como justiciero con una capa tipo el Zorro y como un rey con una corona. Básicamente un justiciero con un trajecito de pana con los colores bien azul y oro de la época, y sus bigotes característicos», explicó sobre el proceso de su trabajo.

Fuente Ole

Publicidad