La obviedad se escribe en dos palabras: “Está destruido”, cuenta un integrante de la delegación. Manuel Lanzini llora en la habitación que comparte con Gabriel Mercado , tirado en la cama. No hay consuelo posible para alguien que estaba a ocho días de debutar en un Mundial , y como titular de la selección argentina. No hay mensaje que le quite la tristeza más grande de su carrera, aunque sus compañeros lo abracen con el cuerpo y con mensajes en las redes sociales.

La rodilla derecha de Lanzini se rompió al calorcito de la mañana catalana, en el que pintaba como la jornada más apacible del convulsionado paso de la selección por esta ciudad: “Por fin un día tranquilo”, respiraba en la ciudad deportiva del Barcelona alguien con el escudo de la AFA. No será la de este viernes que ya es, por lejos, el peor para los jugadores desde que iniciaron el camino a Rusia.

La escena de la lesión no ameritó que se suspendiera el ejercicio defensivo que Lanzini realizaba junto a Mercado, Otamendi , Rojo , Tagliafico y Mascherano contra un ataque de sparrings. Giró con la pelota y se quedó clavado, como si la maldita rodilla no quisiera hacer caso a la orden que su mente enviaba. Jorge Sampaoli , que miraba a un costado, olfateó algo grave. Enseguida, las manos del doctor Daniel Martínez aumentaron la sospecha que una resonancia convirtió en certeza dentro del mismo predio: el volante de West Ham había sufrido la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Mientras el segundo grupo de jugadores -con Messi a la cabeza- iniciaba el segundo tramo del entrenamiento, a Lanzini le inmovilizaban la pierna y lo llevaban al hotel. A llorar. Aunque tenga 25 años, hoy no hay mañana para su corazón conmovido.

La noticia, de la que sus compañeros se fueron enterando por tandas, trastocó los planes. Porque el “día más tranquilo” iba a continuar con el festejo del cumpleaños 34 de Mascherano, uno acostumbrado a celebrar cada 8 de junio en la atmósfera de la selección. Nunca en una jornada tan para abajo: no había clima para una torta con velitas en el hotel Sofía. Tanto que, a pesar de que la agenda marcaba tarde libre, la mayoría de llos jugadores se movió entre sus habitaciones y los lugares privados de los que disponen en el lugar.

Lanzini, cuentan en la delegación, rankea alto entre los queribles del plantel: además de Mercado, pasa muchas horas con Paulo Dybala , Giovani Lo Celso , Willy Caballero y Gonzalo Higuaín . Uno de los integrantes de ese grupo era Papu Gómez , que le envió fuerzas en Instagram: “Gracias amigo”, le respondió Lanzini, en su único mensaje público.

En el lobby bullían los rumores sobre quién se pondrá en Rusia la camiseta número 15, aunque desde el cuerpo técnico preferían bajar un mensaje de cautela. ¿Cómo manejar la situación? ¿Ilusionar con algún llamado de tanteo a algunos candidatos a reemplazar a Manu? ¿O solo comunicarse después de tomar internamente la decisión? El ruido era fuerte: acababa de quedar afuera el elegido para que fuera socio de Messi. Lanzini contaba con un curioso récord: era el único que había completado todas las prácticas desde que el envión mundialista empezó en el predio de Ezeiza el 14 de mayo. Todo cambia en un instante: ahora, las diligencias se orientan a cuándo y cómo operarán su rodilla, que seguramente en unos meses volverá a andar. Para que sane su otro dolor deberá pasar más tiempo.