Las confesiones de Diego Latorre: hablo de apodo «puntita» y sus escandalo sexual que salio a la luz

0
808

El ex jugador y ahora comentarista habló de su relación escandalosa con Natacha Jaitt y contó cómo se enteró de su muerte. También, cómo estuvo y está con su familia.

Resultado de imagen para diego latorre y natacha

-¿Pensaste en suicidarte en algún momento?

-No a ese extremo no. Pero en un momento no veía una salida. Se extendía tanto en el tiempo, gracias a amigos que tenemos en común, con tanto ensañamiento, que no podía creerlo. Del otro lado no lo podía creer. La angustia fue duradera. Esto se sostuvo durante cuatro o cinco meses.

Una pregunta y una respuesta sirven para entender la magnitud de la charla. El que respondió fue Diego Latorre, en la madrugada de radio Mitre. El que preguntó fue Gabriel Anello, conductor de Súper Mitre Deportivo, donde Gambetita es uno de los panelistas.

Por primera vez de una manera descarnada y hasta visceral, Latorre habló sobre el escándalo en el que se vio involucrado con Natacha Jaitt, el fallecimiento de la mediática mujer, su relación con su esposa e hijas y la exposición pública, muy distinta a la que él tuvo y está acostumbrado como ex jugador y actual comentarista de fútbol de los principales equipos argentinos.

«Me mandé muchas cagadas, todas, muchas y me arrepiento, aunque son vivencias. A veces se hacen públicas y se pone a uno en el banquillo de los acusados y otras, no. Mis hijos sufrieron y Yanina, que me bancó en todas, también. Tengo una relación buenísima con mis hijos y me perdonaron… Y considero que fui un padre ejemplar. En estos momentos estamos en un terreno de cordialidad. Hace un año, Yanina me pidió un tiempo, quería reflexionar. Siempre estuve en mi casa, la familia fue algo sagrado. Dormí en el living, en el sillón, en varios lugares y ahora estamos en un poco más encaminados. No puedo decir que volvimos, pero la relación es muy buena«, explicó sobre el vínculo con sus hijos Lola y Diego y con su mujer, panelista del programa Los Angeles de la Mañana.

El escándalo con Jaitt fue en 2017, cuando entre tantas revelaciones quedó aquello de Puntita, un apodo que no le cambia el eje a Diego Fernando. «No me jode en absoluto que me digan así, no me afecta. Aclaro que no soy un súper hombre, aunque me afecta más lo que me pasa y lo que me siento. No siento que me lo digan a mí, sino que es para otro. Nunca tuve esos hábitos, ni los discuto ni los combato”, manifestó. E inmediatamente fue un poco más allá en este sentido: «Se dice cualquier cosa de cualquier persona y no hay consecuencias legales ni nada. Es muy fácil desacreditar y tirar cuestiones personales que dañan al ser humano, pero no me siento reflejado. Hay mucha envidia con los que tenemos cierto éxito o algún lugar de prestigio. Todo eso genera bronca, conviví toda mi vida con eso y ya me siento inmune».

Además, sostuvo: «Es un tema sensible porque estamos hablando de una persona que ya no está. No se puede defender».

En un momento, Anello le preguntó sobre qué sintió cuando falleció Jaitt, en febrero del 2019. «Cuando murió estaba en Pilar. Me levanté y la noticia estaba en todos lados. Yo no reaccionaba. Cuando te querés olvidar, no sé si es capacidad, virtud o defecto, forma parte de un archivo lejano. La imagen que tenía de lo que había sufrido era muy lejana. ¿Si me puse contento? No, para nada. Lo legal iba por unos carriles. Cuando me enteré la sensación fue de tristeza. Eso no se puede fingir. Hice silencio. No valía la pena hablarlo. Se reflotó todo. Fue mucha angustia. Estuve mucho tiempo en el psicólogo para sobrellevarlo».

Fuente Ole

Publicidad