Durante la fiesta de su cumpleaños N° 58, el “Diez” y el boxeador brindaron una entrevista en la que revelaron cuánto los afectó la adicción en sus carreras

Diego Maradona recibió una visita sorpresa en la fiesta por su cumpleaños N° 58: invitado por el club que dirige, Dorados de Sinaloa, Julio César Chávez, considerado uno de los 10 boxeadores más importantes de la historia, se hizo presente en la celebración que se llevó a cabo en una chacra cerrada para la ocasión.

Allí, además de disfrutar de los mariachis, el grupo de cumbia, la comida, la bebida y la buena compañía, los deportistas le brindaron una entrevista a la cadena ESPN. Y allí se permitieron realizar crudas revelaciones sobre su relación con las drogas, que minaron sus carreras.

“¿Tú crees que si Diego y yo no hubiésemos consumido drogas no hubiésemos sido mejores?”, prologó el ex pugilista la apertura de sus mundos íntimos. “Qué jugador hubiese sido yo si no tomaba drogas, ¿no? Y qué boxeador hubiese sido Julio César”, subrayó el Diez.

“Sí, conocí la derrota gracias a mi drogadicción y a mi alcoholismo. Hay que reconocer que estuve metido en ese infierno, pero por suerte ya logré salir”, amplió Chávez con naturalidad. “Las drogas fueron para jodernos a nosotros mismos, yo no podía moverme. No me podía mover en la cancha o no me podía entrenar. Y eso era a lo que yo estaba acostumbrado. Gracias a Dios hoy me puedo levantar a la mañana, tranquilo, sin ningún problema. Puedo trabajar”, resaltó Maradona la distancia respecto de sus peores momentos.

Más allá de ese punto en común, de la batalla contra las adicciones habiendo sido deportistas de altísimo nivel y exposición a nivel mundial, a Maradona y Chávez los une la admiración mutua. Lo dejaron en claro en la entrevista. “Tuve el gusto de conocer a Pelé, pero no lo vi jugar, lo digo con respeto. Sí vi a Maradona. Los dos son increíbles, pero vi jugar a Maradona y me quedo con Maradona”, concluyó Chávez un encuentro mágico.

Fuente Infobae