La muestra de humildad de Mascherano: «No me pondría ni en el Top 100 de la historia de la Selección»

0
46

El futbolista con más presencias de todos los tiempos se puso colorado ante el elogio de Sebastián Domínguez. Dio detalles de su nuevo rol, de su relación con Scaloni y contó por qué se quedó a vivir en Argentina.

Le pese a quien le pese, el nombre de Javier Mascherano es sinónimo de la Selección argentina desde las juveniles hasta después de retirado pero el propio Jefecito mantiene la humildad y asegura que no se pondría ni entre los cien mejores jugadores de la historia.

Publicidad

Mascherano fue héroe y referente en el Mundial de Brasil 2014, es el único deportista argentino de la historia que obtuvo dos medallas doradas en los Juego Olímpicos y fue convocado por cada uno de los entrenadores que pasaron por la Selección desde Bielsa hasta Sampaoli durante más de 15 años. Pero su último tiempo, Rusia 2018 incluido, no fue de lo mejor y muchos se quedaron con esa imagen.

Sin embargo, su figura es tan importante y representativa que Sebastián Domínguez lo ubicó entre los diez mejores jugadores argentinos de la historia a lo que Mascherano respondió: «Vos estás loco. No me voy a enojar porque no me pongan en el Top 10, yo tampoco me pondría. No me pondría ni en el Top 100», dijo entre risas en referencia a las elecciones del resto del equipo de ESPN F90.

El nuevo rol de Mascherano en la Selección
La ligazón de Mascherano con la Selección es tan fuerte que desde antes de retirarse cuando todavía jugaba en China ya había iniciado conversaciones con el presidente Chiqui Tapia para llevar adelante un proyecto de captación de jugadores en el país. Y ya alejado de la práctica profesional de fútbol, explicó su nueva función.

«Lo que estamos tratando de implementar es desarrollar más el fútbol juvenil en el interior del país. Argentina es muy extenso y la realidad es que no todos tienen las mismas oportunidades. Buenos Aires muchas veces queda muy lejos. Por eso la idea es empezar a crear centros de desarrollo en diferentes partes del país», explicó Masche.

Y agregó: «Lo hemos dividido en cinco partes. La idea es que a partir de una línea metodológica, los chicos de 12 años empiecen a entrenar de una determinada manera para que cuando lleguen a Buenos Aires no se encuentren con una diferencia tan grande. Cuando hablo del interior no me refiero a los equipos profesionales, sino a las ligas regionales donde hay mucha calidad y capacidad pero faltan herramientas. Que esos chicos de 11 0 12 años empiecen a entender el juego de una manera que a nosotros nos gusta para que cuando vengan a Buenos Aires ya tenga un trabajo de base».

Mascherano confió que en un futuro intentará ser entrenador de un equipo profesional pero se mostró muy enfocado e ilusionado en este proyecto a largo plazo: «Los chicos juegan en sus clubes pero si tienen características y cualidades para estar en los centros de desarrollo, significa que entrenarán determinados días con nosotros y si sigue avanzando será citado a las selecciones juveniles. Pero cuando llegue a Ezeiza, no se va a encontrar con un mundo nuevo».

Fuente 442

Publicidad