La mano derecha de D’onofrio en River disparo: «Fue una vergüenza a nivel mundial»

0
104

El exvicepresidente de River recordó la definición contra Boca por los octavos de final de la Copa Libertadores 2015 en la Bombonera, a un día de que se cumplan cinco años del célebre episodio del gas pimienta.

El ex vicepresidente de River, Matías Patanian, quien ingresó al campo de juego de la Bombonera junto al presidente, Rodolfo D´Onofrio, la célebre noche del gas pimienta, recordó aquellos episodios en el Superclásico como «una vergüenza a nivel mundial», al cumplirse mañana cinco años.

«Fue una vergüenza para todo el mundo del fútbol lo que sucedió en ese cruce de la Copa Libertadores 2015, la gente de Boca supo que iba a ser responsable de lo que sucedió en el mismo campo de juego», evocó el dirigente en diálogo con Télam.

Patanian acompañó al presidente D’Onofrio en su recorrida por el campo de juego para dialogar con el árbitro Darío Herrera y proteger a los jugadores de River, que habían sido agredidos con una sustancia irritable desde la cabecera Norte baja cuando salían para la disputa del segundo tiempo.

El partido, con el marcador igualado sin goles, correspondía a la revancha de la serie de octavos de final, que el equipo de Marcelo Gallardo ganaba parcialmente por el 1-0 logrado en la ida en el Monumental.

«Estábamos en el palco más alto, el que está cerca de los palcos de prensa, empezamos a ver que algo estaba pasando en la salida de la manga y en el televisor que estaba allí, había gritos, era algo anormal», relató Patanian.

«Entonces nos miramos con Rodolfo (D`Onofrio) y empezamos a bajar con gente de seguridad. Primero nos metimos en el vestuario de River y cuando bajamos a lo que es el campo de juego, intentaron frenarnos para que no entremos, pero veníamos con el impulso y la preocupación de lo que podía estar pasando», reconstruyó.

«Allí -advirtió- pasamos por donde se produjo el hecho y nos empezaron a picar los ojos. Se sentía que había algo en el aire, siempre dentro de la manga, que no era normal, nos metimos e intentaron frenarnos un par de veces más».

«Lo primero que hice fue ver a Marcelo (Gallardo) y Rodolfo tuvo el cruce con (Rodolfo) Arruabarrena (DT de Boca), nosotros estábamos preocupados por la salud de los jugadores», aseguró.

«Luego Rodolfo salió y no fue fácil su llegada al vestuario porque volaba de todo, yo me quedé un rato más hablando con nuestros jugadores y nuestros asistentes», comentó.

«Fue una situación de mucha confusión porque hasta el delegado de la Conmebol no tenía la menor idea de qué hacer porque era algo absolutamente inusual, era muy difícil ser una autoridad y estar ahí. En la gente de Boca había mucho nerviosismo porque sabían que iban a ser responsables de una situación que se dio en pleno campo de juego«, concluyó.

Fuente TyC Sports

Publicidad