La «mancha» dejo secuelas:»despues del descenso estuve 10 dias sin salir de casa por la angustia»

0
179

Alexis Ferrero reveló que estuvo por pasar al Xeneize pero Bianchi, que era el manager, le bajó el pulgar, y entonces terminó en Núñez. “Fueron dos años maravillosos, a pesar de que sufrí el trago amargo”, dijo.

Ferrero estuvo dos años en River, luego de haber estado cerca de Boca.

Fue una decisión que le cambió la vida. Alexis Ferrero tenía como prioridad pasar a Boca. Alfio Basile​ lo quería, después del gran nivel que venía mostrando en Colón, y él se había entusiasmado con la chance. Pero de un momento al otro el pase se cayó y, como también lo quería River, el defensor agarró viaje sin dudar y se puso la banda. Sin saber que tiempo después sufriría uno de los dolores más grandes de su carrera deportiva: el descenso a la B Nacional que por estos días se cumplirán nueve años.

«Basile me quería en Boca, pero el manager de ese momento que era Carlos Bianchi, dijo que no, y terminó llevando a un jugador colombiano. Ahí me fui a River. Llevó a Bonilla. El primer partido mío con River fue contra Boca, y le ganamos por penales. Ahí renunció Basile», reveló Ferrero en Crack Deportivo sobre lo ocurrido hace alrededor de una década. Y agregó: «A mí me llamó River y Boca, pero Boca me dijo que no. Y River me dijo ´vení, vamos a firmar´, y fui y firmé».

Poco después, Ferrero tuvo la chance de pasar a River y no lo pensó ni un segundo. «Fueron dos años maravillosos, a pesar de que deportivamente sufrí el trago amargo del descenso, pero si tuviera que volver a elegir, lo elegiría», dijo el futbolista de 41 años que juega en San Martín de Mendoza, en el Federal B. «Me sentí mal, triste por lo que terminó sucediendo, pero ser el jugador que más jugó en ese tiempo con cuatro técnicos que pasaron a mí me deja tranquilo, puedo dormir tranquilo».

Ferrero también lamentó un penal a (Leandro) Caruso que no le cobraron en los partidos de la Promoción contra Belgrano y contó que después del descenso estuvo diez días sin poder salir de su casa por la angustia que tenía. Eso sí, ante la pregunta si es peor perder una final contra su histórico rival o irse a la B, no dudó: «Perder la final con tu eterno rival es de por vida, la gastada y cargada es de por vida».

Fuente Ole

Publicidad