La joya de Boca que no fue: De ser transferido a la Juventus a jugar en el Ascenso

0
139

Pasó de Boca al club italiano como parte del acuerdo para que se diera la vuelta de Carlos Tevez. Estuvo en Unión, en Chile, en los Estados Unidos. Ahora es Sarmiento de Junín el que le abrió la puerta. Acá, su historia.

Guido Vadalá tiene apenas 23 años y sin embargo, pese a lo corto de su edad, ha jugado en una importante cantidad de equipos. Iniciado en Boca, adonde llegó a los 15, vistió también las camisetas de Unión de Santa Fe, su provincia natal, y de otros clubes como Universidad de Concepción de Chile, Deportes Tolima de Colombia y Charlotte Independence de la USL Championship norteamericana. Pero lo que aquí nos atañe es que el paso que tuvo por la Juventus de Italia, llegando incluso a ganar el título de la Supercopa siendo suplente y a jugar la Champions League juvenil, con aspiraciones muy diferentes a las que tiene en este presente que lo encuentra preparándose para disputar el torneo de la Primera Nacional con su nuevo club, Sarmiento de Junín.

Su transferencia de Boca a la Juventus fue discutida. Vadalá venía de ser el máximo artillero de las juveniles xeneizes en 2013, con un record de ¡siete goles! en un sólo partido, lo que lo llevó a firmar su primer contrato profesional -en 2014- y, poco tiempo después de haberse sumado a la Reserva, a ser promovido por el entonces entrenador Carlos Bianchi para la Primera. Pero duró poco: a meses de haber debutado de manera oficial, el 18 de febrero de 2015, por Libertadores, ya con Rodolfo Arruabarrena en el banco, fue incluido en el acuerdo que la dirigencia hizo con el club italiano para que se concretara el regreso más esperado: el de Carlos Tevez a Boca.

El pase fue a préstamo por un año, con opción de compra. Además de esa cesión, la Juventus acordó con Boca tener prioridad sobre diversos jugadores jóvenes como Andrés Cubas, Franco Cristaldo y Rodrigo Bentancur, quien actualmente forma parte del equipo que dirige Andrea Pirlo siendo uno de los mediocampistas mejor cotizados del mercado.

Pero volvamos a Vadalá: después de un año con buenas y malas, probablemente con más malas que buenas, el chico que tantas luces ilusiones había generado en las inferiores de Boca volvió a la Argentina con la expectativa de ganarse un lugar en el equipo y, por qué no, regresar a Europa. Sin embargo, no hubo lugar para él en el plantel de Guillermo Barros Schelotto y entonces empezó a pasar a préstamo de un club a otro.

Fue ésa la época que jugó en Unión, Universidad de Concepción y Deportes Tolima, hasta que en enero de este año Boca lo dejó libre. Ya con el pase en su poder llevó su fútbol a los Estados Unidos, adonde estuvo poco más de seis meses. Y ahora, con la esperanza de que vuelva a ser el que alguna vez fue, Sarmiento lo invitó a sumarse de cara al gran objetivo que tiene para esta temporada: conseguir el ascenso a la máxima categoría del fútbol argentino.

Allí, en este torneo de la Primera Nacional que todavía no tiene formato definido, estará Guido Vadalá. El chico que alguna vez fue promesa en la Juventus…

Fuente Ole

Publicidad