La infancia de Villa: se golpeaba la cabeza contra la pared para no tener hambre

0
2988

En una nota con Martín Arévalo, el delantero de Boca dio detalles de la durísima infancia que tuvo en Antioquia, Colombia.

Si definiese como empieza las jugadas, Sebastián Villa estaría jugando en alguno de los mejores equipos de Europa y no en Boca. Con espacios, es el jugador más rápido del fútbol argentino.

El pasado domingo, en el Mario Alberto Kempes de Córdoba contra Talleres, el colombiano fue la figura del encuentro y en una jugada resumió lo que es como jugador: le ganó en velocidad José Maurí como si fuese un mediofondista, tenía a Carlos Tevez solo para definir el partido, pero le definió al cuerpo a Guido Herrera y terminó todo en la nada.

Publicidad

Esta semana, Villa empezó como uno de los más buscados por la prensa en el entrenamiento de Boca y hoy habló con Martín Arévalo en una entrevista con Radio La Red.

“… te golpeabas la cabeza contra la pared para no sentir el dolor de estómago que sentías por comer solo una vez al día. ¿Era un poco así?”, le dijo el periodista al nacido en Antioquia, Colombia, que dio detalles de su dura infancia.

“La verdad que de chiquitico tuve una infancia difícil. Pasé muchas necesidades. Es difícil ver a tu hermana sufriendo, a tus hermanos sin nada que comer. Uno se coloca a pensar, con cabeza fría, en lo que ha hecho de chiquitito a ahora. Ahora puedo colaborarle a mi mamá, mis hermanos, mis primos, mis tíos”, respondió.

La superación de Villa va más allá de un partido de fútbol. Con 23 años, su sueño más grande ya está cumplido. }

Fuente Bolavip