La historia detrás del penal fallado por Lionel Messi: el arquero obsesivo dueño de una increíble estadística

0
536

La historia detrás del penal fallado por Lionel Messi: el arquero obsesivo dueño de una increíble estadística

MOSCÚ.- “El penal hubiese cambiado el rumbo del partido, y me hago cargo”, se lamentó Lionel Messi tras el empate con Islandia. Pero el penal que le atajaron no fue azaroso, hay una historia asombrosa detrás: el capitán argentino se enfrentó a un arquero obsesivo y estudioso, Hannes Halldórsson. Antes, la figura del encuentro había preparado cada detalle, analizado los movimientos y los tiros del rosarino. Había soñado el momento. Y así fue el héroe. Y Messi, el villano.

“Hice mis deberes. Un penal era algo que podía ocurrir. Por eso lo estudié. Vi un montón de sus tiros e intenté adivinar lo que podía hacer. Afortunadamente acerté”, explicó Halldórsson, el arquero islandés, elegido la figura del encuentro, tras el empate. Cumplió a la perfección su trabajo. Nada pudo hacer en la exquisita jugada que terminó con el gol de Sergio Agüero. Luego respondió con buenas atajadas, sin dejar rebote. Y cuando no se sentía seguro, golpeó la pelota con los puños para que salga lo más lejos posible de su arco. Inclusive se llevó un “reto” desde el banco cuando salió jugando rápido con los pies. Sin recurrir a viejas artimañas, enfrió el partido cada vez que sintió la necesidad de frenar el acelere del equipo argentino.

 

Halldórsson reveló que estudia a sus rivales. Mira cómo patean los penales, qué lado elige. Presta atención a los gestos, a las posturas, para así poder frenarlo. La estadística lo avala: de los últimos 24 que le patearon, nueve fueron gol. Diez los atajó, cinco los fallaron. “Siempre fui bueno con los penales, me siento seguro”, dijo. “Cuando llegas a un Mundial tenés algunos sueños. Atajarle uno a Messi era uno de ellos”, sostuvo.

El penal de Messi que no pude ser – Fuente: TV Pública 0:49
Lionel Messi pateó, en toda su carrera, 107 penales, incluídos los que ejecutó en series desde los doce pasos. Convirtió 82 de ellos. Es decir que tiene un 76% de efectividad. Con la selección argentina pateó 19 y falló cuatro. Dos en partidos oficiales y otros, en amistosos. Al que no convirtió hoy se le suma el que erró ante Chile, en la final de la Copa América 2015. En amistosos, no había convertido con Alemania en 2012 y Brasil, en 2014. Los números explican algo más: falló cuatro de los últimos siete que tuvo a cargo.

Esta vez enfrentó a un “estudioso” que no tomó a la ligera su chance de hacer frente a uno de los mejores del mundo. Halldórsson es un personaje particular. Un hombre que mantuvo siempre en pie la idea: Islandia no tenía por qué sentirse inferior a la Argentina. Tampoco verse derrotada antes de jugar. Ese fue el discurso que mantuvo el equipo vikingo a lo largo de toda la semana previa al partido. Reconocen las diferencias, pero a la hora de jugar, no se ven menos que nadie. Así fue como este equipo saltó a la fama en sólo unos años.

Fue la Eurocopa 2016 su primer torneo internacional. En aquel campeonato debutaron contra Portugal y Cristiano Ronaldo, quien tampoco pudo convertir. Curiosa marca registra Halldórsson: haber enfrentado a los dos mejores jugadores del planeta y que ellos no le conviertan. Más con el penal que le detuvo al capitán argentino.

La historia del arquero de Islandia ya fue contada, pero vale la pena recordarla. Su vocación no es el fútbol. Lo suyo pasa por el arte: es director de cine. Creció a la par con ambas carreras. “De ahí obtengo la mayor parte de mi dinero”, bromeó con LA NACION. Inclusive llegó a decir que podría escribir un guión de su vida, de cómo creció entre las dos pasiones. De cómo, por el cine, casi se queda sin jugar al fútbol por lastimarse un dedo. De cómo, su capítulo más glorioso, incluye el debut en un Mundial y atajarle un penal a Lionel Messi. Hoy, la realidad superó a la ficción.