La frase de un pintor mas cool: “Gallardo es como Da Vinci, un renacentista”

0
89
Gallardo feliz

Gaspar Libedinsky, el pintor al que el DT de River le masivizó sus cuadros, es primo hermano del músico Joaquín Levinton. Y a los dos los unen los colores…

Joaquin Levinton, líder de Turf y fana del muñeco, junto a su primo Gaspar Libedinsky, quien posa con la obra que quiere regalarle al Muñeco Gallardo.

Reinventarse a sí mismo es más difícil que definirse. Desarticular estructuras propias o ajenas para crecer, un desafío propio de ilustres. Gaspar Libedinsky es artista visual, arquitecto y curador, graduado en la Architectural Association de Londres, galardonado con la beca Kuitca/UTDT 2010-11, ex profesor de Harvard, actualmente educador en la Universidad de San Andrés y en la UBA. Aunque también supo ser malabarista autodidacta, aprendiendo en los libros y brindando shows en Plaza Francia cuando apenas tenía 13 años. Vivió en el Reino Unido, en Estados Unidos y recorrió Sudamérica. Pero nunca cambió de amor.

“Nací en una familia bostera, soy la oveja negra”, le cuenta a Olé el hombre cuyas obras (tres) decoran -sin que él lo supiera hasta verlo en Instagram- las paredes de la casa de Marcelo Gallardo. “Me hice gallina a partir de mi admiración y cariño para con mi primo hermano, Joaquín Levinton. Iba siempre a jugar a su casa de Belgrano, un depto ubicado sobre la calle Juramento, y él me marcaba cuáles eran los autos de los jugadores que vivían en su edificio: estaba el del Negro Palma, el de Zamora…”, narra parte de su infancia junto al líder de la banda Turf.

“De chiquito vivía cerca del estadio. Mi padre me llevó por primera vez a la cancha, aunque no era de ir mucho. Evidentemente me entusiasmé. El impacto, esa percepción de grandeza que me genera ingresar al Monumental, lo sigo sintiendo hoy en día”, explica el cantante. “No íbamos juntos a ver a River pero sí recuerdo diferentes situaciones que vivíamos los días de partido. Siempre fuimos futboleros”, amplía el showman que le puso su voz a hits de hinchada y que incluso llegó a tocar en el Liberti para celebrar títulos épicos, como la Libertadores 2018.

“No le escribí un tema a Gallardo, no tengo la canción para el Muñeco. La tendría que hacer. Esas cosas llevan su verdadero trabajo”, pone Levinton en escena al técnico más ganador de la historia de River. El que, en el Zoom que brindó para técnicos y chicos de Inferiores, a su vez exhibió que empatiza con los cuadros elaborados por primo. “Cuando lo vi, me saltó el corazón. Es tanto más validante a mi trabajo ser avalado por Marcelo que por el establishment del arte. Claramente es la emoción más grande que tuve”, explica Libedinsky, quien considera que lo que lo describe como artista “es la transformación de lo ordinario hacia lo extraordinario, lograr que lo marginal se vuelva objeto de deseo”.

Los escobillones con los que confeccionó las diez piezas de su obra Kunstformen der Natur, que fue exhibida entre el 2 de agosto y el 15 de septiembre del 2018 en la Galería Praxis, son una clara muestra de ello. “¿Qué corriente artística representa el Muñeco? Gallardo es un renacentista como Da Vinci. Del mismo espacio creativo podía nacer la Mona Lisa pero también el invento del helicóptero: una práctica totalmente rupturista que en cuanto encuentra un formato fácil o una fórmula, tiene la capacidad para romperla y reinventarse constantemente”.

La obra de Libedinsky tiene un mensaje legible: su trabajo tiene un tinte político aunque sin caer en el reduccionismo partidista sino que apunta a hablar de lo social. De cómo se vive. «Los escobillones, presionados por ese acrílico, hablan de esa sensación de olla a presión que se vive desde 2018», plantea. No desea que sus cuadros tengan una lectura que pueda ser rápidamente asociada con un logo, con una corriente de pensamiento, con un equipo de fútbol. «Eso está en contra de mis principios como artista», resalta.

Rupturista, innova pero a su vez le dedica muchísimo tiempo a su trabajo en su taller junto a su gran equipo de especialistas, críticos que a su vez son musa de su labor. Sin embargo, existe una obra que para los hinchas de River fue interpretada como una singular versión de la banda roja. Una que a Libedinsky le «encantaría regalarle a Gallardo».​ Sería su homenaje, junto a su primo Levinton, para acompañar ese cariño que ambos le tienen.

Fuente Ole

Publicidad