¡Info Ole! Messi tomó la palabra en el vestuario:“Ustedes son el futuro de la Selección”

0
82

Caliente como pocas veces, con la sangre hirviendo, con esa furia que alguna vez se le reclamó, Messi estuvo esperando como diez minutos que Roddy Zambrano saliera de su vestuario. Ya había visto las repes de las jugadas polémicas y, ahí, en las entrañas del Mineirao, todavía volaba de la bronca. Por eso, después encararía los micrófonos para ofrecer las declaraciones más explosivas que se le recuerden vestido de celeste y blanco. La demora del árbitro, seguramente atento a lo que pasaba afuera, acabó con su paciencia. Y si el 10 declinó de enfrentarlo una vez más (durante el clásico lo hizo casi todo el partido) fue porque él sentía que debía estar en el vestuario con sus compañeros, hablarles como capitán de este nuevo grupo, agradecerles como ese líder que despertó esta Copa América.

“Quiero decirles que estoy muy orgulloso de lo que hicimos, de cómo se entregaron. Ustedes son el futuro de la Selección, no tengan dudas. Así, de esta manera, van a conseguir muchas cosas”, dijo y generó un aplauso espontáneo que a muchos (sobre todo a los más pibes) los emocionó. Más allá de que entendió que este equipo lo necesitaba más referente que nunca, Leo se encariñó con el grupo. Por eso, no es que se despegó de ellos: quiso marcarles que así, con esta entrega, con esta forma de defender la camiseta, la Selección podía proyectarse a un horizonte mejor. De hecho, se propuso acompañarlos en lo que viene: “Me encontré muy bien con este plantel. Si tengo que ayudarlo, lo voy a hacer”, dijo luego.

Publicidad

También por esta cuestión, por haberse sentido muy cómodo con un grupo que se fue modelando con el correr del torno, Messi se quedó con buenas sensaciones de esta Copa América. La última, la de Estados Unidos en 2016, la había dado un cachetazo tan fuerte a su ilusión que lo hizo renunciar, sentir que ya no podía darle más nada a la Selección. Esta vez, consciente de que el equipo nacional no venía con chapa de candidato, de que se estaba en un proceso de renacimiento, se irá de Brasil con otro semblante más allá de la tristeza por no haber llegado a otra final. Para el 10, hay esperanza de un futuro mejor.

“El vestuario era un velorio. Por la forma en la que se perdió y también por la bronca por el arbitraje”, le contaron a Olé. De a poquito, con el correr de las horas, ese clima fue mejorando. Pero en esa situación, en ese sentido de pertenencia, en esa furia nacida desde el orgullo herido, Messi vio esas señales de que hay un grupo con jugadores jóvenes, con talento, que puede continuar el legado que dejó la camada que se fue. “Leo habla poco, pero cuando lo hace, llega mucho con sus palabras. Acá les habló con el corazón. Y los pibes se dieron cuenta”, fue otra de las revelaciones nacidas de esa charla.

El aplauso final es un resumen de cómo el plantel entendió la derrota ante Brasil. El propio capitán lo dijo en las declaraciones post partido. Además de apuntarle al arbitraje y a la Conmebol, Messi se tomó un ratito para dejar una frase que genera esa misma creencia que él sintió en este tiempo: “Empieza algo nuevo, algo lindo. Hay una camada buena, importante. Los chicos aman la Selección y hay una base muy grande a la que hay que darle tiempo. Hay que dejarlos que crezcan, pero podemos decir que Argentina tiene razones para pensar en eso”. Si el mejor del mundo lo dice…

Fuente Ole