«Hoy Messi es más parecido a Diego”

0
148
Maradona y Messi

Bonadeo y la admiración por Maradona y Messi.

El mito de que Maradona hizo mucho más que Messi con la Selección ...

Bonadeo dice que Maradona generaba una electricidad única y que es siempre hincha de Leo. “¿Qué habremos hecho de bueno los argentinos para haber disfrutado a los dos?”, se pregunta.

«Lo primero que me nace cuando hablamos de Maradona y Messi es que hubiera sido genial porque podrían haber jugado juntos. Hay muchos jugadores geniales que pudieron ser incompatibles en la historia. Pero Diego y Messi podría haber jugado juntos permanentemente». Gonzalo Bonadeo ​se engancha enseguida en esto de analizar a Diego y a Leo durante la charla en cuarentena con Olé.

¿Qué te emocionó de Maradona? ¿Qué te emocionó de Messi?

-Son etapas diferentes por un tema de consumo cotidiano. Nosotros pudimos ver en vivo todos los partidos de Messi desde que empezó a jugar en Primera. Cosa que con Diego no pasaba. Ni en Argentina ni en Barcelona. Un garrón porque veías muy poco. Tuve la suerte de ver tres partidos de Diego en Nápoles porque coincidía el final del campeonato italiano con el Abierto de Roma de tenis. Nos íbamos con Salata (Guillermo Salatino) en auto a Nápoles. Vimos un partido muy doloroso en el 88 cuando perdieron el título 3-2 con Milan. Ese MIlan de Van Basten, Gullit. La electricidad que generaba Diego con el solo hecho de estar en la cancha, no sé si la pudo generar alguien más en la historia.

¿Y Messi?

Creo que Messi hoy es un jugador que conceptualmente, no geográficamente, es mucho más parecido a Maradona de lo que era antes. Porque con el paso del tiempo se convirtió en un jugador infinitamente más completo. Hoy Messi puede ser tan goleador como asistidor y eso antes no le pasaba. Y que además se siente más cómodo no jugando tan cerca del área, cosa que a Diego también le pasaba. Yo soy hincha de Messi siempre que juegue. No soy de los que creen que sólo tiene que hacerme feliz en Argentina. A mí me representa cada partido que juega como me pasaba con Diego también. Y creo que aún si Argentina ganara un Mundial con Messi no se puede decir ahora Messi es Maradona porque ganó un Mundial. Para nada. Lo que tenemos que reflexionar es ¿qué habremos hecho de bueno los argentinos para haber disfrutado a los dos?

En la playstation si vos vas más rápido, tenés menos control. Bueno Messi, no. Cuando más rápido, más control.

-Y los ves totalmente compatibles.

-Más Diego que Lionel, pero hoy en un nivel parecido también Messi, fueron jugadores que necesitaron jugar con otros. Más allá de su talento, les encantaba jugar con otros. A Diego le encantaba ser un wing izquierdo para tirar buenos centros y a Messi hoy le encanta meter pases en profundidad para buscar un goleador. Me da la impresión de que Diego es un producto más argentino, en términos de picardía, en términos de ciertas habilidades y Messi es un típico deportista del siglo XXI que tiene esa cosa incomparable, que uno imagina. En la playstation si vos vas más rápido, tenés menos control. Bueno Messi, no. Cuando más rápido, más control y es algo muy difícil de ver y comparar en ningún deporte.

-Hiciste varias notas con Maradona. ¿Cuál o cuáles te traen mejores recuerdos?

-Para empezar, reconozco haber sido uno de los favorecidos con la generosidad de Diego cuando daba notas. Y voy a rescatar dos momentos. Uno fue en el año 93, en el departamento de la calle Correa, en Núñez. Hoy Diego divide aguas porque muchas de sus opiniones parecen incoherentes, es muy difícil hablar de Menem y elegir a Castro al mismo tiempo. Es como incoherente o difícil de comprender. Salvo que vos entiendas lo difícil que es ser Maradona durante 40 años todos los segundos de su vida. Me acuerdo de esa nota porque se mete de una manera brillante con el poder. Y el poder en ese momento, año 93, ¿sabés lo que era tirarse por Telefé en contra de Menem y de Duhalde?

-¿Y la otra?

-Y la otra que recuerdo muy fuerte. En realidad, fueron dos seguidas. Justamente en Zagreb, en la final de la Davis. Yo estaba asomado en la cabina, el viernes, mirando la platea y desde abajo siento que me gritan mi nombre. Miro y era Diego. Lo saludo a distancia, hacía mucho que no lo veía. Y al rato me lo cruzan a aire y tuvimos una charla muy linda. Y el sábado, casi como cábala, de nuevo volemos a hablar. Y ese día había muerto Fidel Castro. ¿Y por qué disfruté tanto de esa nota? Porque en el medio de una época en la que Diego es consumido sólo ara generar un quilombo, Diego habló de una manera absolutamente componedora, sensata, sobria. Concretamente, es una presunción mía o de muy presumido, me pareció que Diego siguió interpretando que a mí no me gusta buscar el quilombo en las notas. Me gusta charlar con la gente y encontrar un testimonio agradable. Y Diego lo mismo que podría haber dicho puteando al mundo sobre Fidel, lo dijo desde el dolor de que se había muerto una especie de padre suyo. Fue maravilloso y emocionante. Me dio el placer de decir aun en este tiempo en que necesita estar medicado, se hace mucha burla en la forma de hablar que tiene, Diego podía tener un nivel de sinceridad y coherencia. Fue fantástico.

Fuente Ole

Publicidad