Historico por ser «hijo de …»“Los de Boca no ven la hora de que Gallardo se vaya”

0
123

Omar Labruna, hijo de Angelito, dice que el Muñeco tiene bien merecida la estatua al lado de la de su viejo y revela que el secreto de estar seis años en el banco es que “son de las entrañas de River”.

-¿Cuál es la clave para estar seis años en el banco de River como antes hizo tu viejo y ahora Gallardo​, Omar?

-Que tanto Ángel como Gallardo, y también Ramón, salieron de River. Y por eso fueron tan exitosos. Tienen una gran cualidad: saben cuál es el paladar del hincha. Siempre intentaron un juego ofensivo, más allá del cambio de época. Pero lo que consiguió Marcelo es una conducción fantástica: cada jugador sabe que nadie tiene comprado el puesto. Además, nunca salió a la luz ningún despelote adentro del vestuario, y eso es mérito de él y su equipo. Acostumbrarse a ganar títulos no es fácil, para nada. Mi papá decía que para dirigir a River, hay que conocer los pasillos. Y soy un convencido de que es así 100%.

-Dentro de poco estará la estatua de Gallardo al lado de la de tu viejo.

-Fui uno de los primeros, y no sé si el primero, en decir que a la estatua de Marcelo había que hacerle un lugarcito al lado de la de mi viejo. Los homenajes hay que hacerlos en vida. La identificación que tiene con el hincha, el estilo y las formas hablan de su capacidad. Logró un lugar importante en River y qué cosa mejor que tenga un reconocimiento al lado del viejo.

-¿Cómo imaginás ese momento?

-Va a ser algo muy fuerte. Los dos son parte de esta historia riquísima de River. Marcelo, como Ángel, es un hombre que le llega muy bien al jugador. Y siendo entrenador, sé lo difícil que es eso. Pero ellos lo consiguieron. El día que se inaugure la estatua de Gallardo va a estar bien merecida.

-¿Qué similitudes les encontrás?

-Que los equipos de ambos salen o salían a jugar con un convencimiento bárbaro. Para que el rival les gane, tiene que jugar para diez puntos. Este River juega con el convencimiento y la seguridad que le transmite su entrenador. Y eso pasaba con mi viejo. A cualquier jugador de ésa época que le preguntes te va a decir que él les daba mucha confianza. Otra de las similitudes es que siempre resaltan lo propio. Después, estudiar un poco qué puede complicar de los rivales: mi papá marcaba 80% de su equipo y 20% del rival, y Gallardo hace eso.

-Cosa que también representa el ADN de River…

-Totalmente. El ADN de River es así. Pero no es fácil imponerlo: a nivel internacional te enfrentás con grandes equipos. Aunque los jugadores están tan convencidos de lo suyo que lo imponen.

-Otra de las cosas que marcaron algunos ex jugadores que dirigió Ángel es la semejanza en los gestos.

-Ajá, también puede ser. Mi papá era un tipo tranquilo, pero cuando se le salía la cadena, la pasión por River lo sobrepasaba. Y a Gallardo le pasa algo similar.

-Y diferencias, ¿ves?

-El estilo es siempre el mismo. Yo creo que la diferencia es el cambio de época y de fútbol. El River de Gallardo es totalmente dinámico, nadie se queda parado y cuando alguno pierde la pelota, a los cinco o seis segundos la están recuperando. En la época de mi viejo era diferente. Es más, tuvo que poner a Emilio Commisso a volantear al lado de Merlo porque Jota Jota y Alonso ​eran prácticamente atacantes y la vuelta era difícil.

-¿Cuál fue más revolucionario?

-No puedo elegir a uno. Por todo lo que lograron, la forma en que lo hicieron y la identificación con River, los dos hicieron sus revoluciones. De pronto hay entrenadores que triunfaron en otros equipos, como Bianchi en Boca por ejemplo, pero no salieron de ese club. Nosotros estamos hablando de gente de las entrañas de River. Marcelo es de las entrañas de River como mi viejo. Es otra cosa.

-¿Y hablás o te cruzás con el Muñeco?

-Desde que es técnico, no. Hablaba cuando él era jugador y yo ayudante de campo de Ramón. Era, y es, un estratega. Callado pero con personalidad, como ahora. Y sigue siendo muy medido en todos sus movimientos. Nunca está tan arriba.

-Ángel nunca dirigió la Selección y a Gallardo parece que hoy no lo atrae. ¿Ahí hay otro punto en común?

-Mi papá decía siempre: “Ya dirijo a la Selección, que es River Plate”. Porque tenía un 100% de identificación. Ahora todos dicen que Marcelo tiene que ir, pero creo que para él también la Selección es River. ¡Tiene un gusto y un placer por estar en el banco de River…! No sé si en un corto plazo va a ir, yo lo veo en River. Está muy feliz.

-No se ve que los hinchas de River lo quieran posicionar en la Selección…

-Viene por el hincha de Boca: no ven la hora de que Gallardo se vaya. Que sea el DT de la Selección. No tengas dudas de eso, ja.

-Hoy, sumando las etapas de jugador y DT, Gallardo tiene tres títulos menos que Ángel. ¿Todavía no es más que él?

-Me preguntan quién es el máximo ídolo de la historia y digo que hay tres personas que la marcaron, como jugadores y entrenadores: mi viejo, Ramón Díaz y Gallardo. No es nada fácil lo que hicieron. Mi papá agarró un equipo que llevaba 18 años sin salir campeón y logró seis títulos en seis años. Mi época con Ramón tuvo dos campeonatos internacionales y cinco nacionales. Y después, todo esto de Gallardo. Sería injusto decir quién está encima de otro.

-¿Te sorprende que a tantos años se lo siga reconociendo a Ángel?

-Obvio. Cada vez que voy al Monumental, recibo un reconocimiento maravilloso por lo que fue mi viejo. Y lo loco es que son hijos o nietos que conocen la historia porque se la contaron sus padres o abuelos.

Fuente Ole

Publicidad