“No importa que Armani no tenga experiencia”
Goyco recordó que cuando a él le tocó entrar por Pumpido, tenía sólo dos partidos en el equipo. “Tapó una pelota fundamental”, explicó.

Cuida las palabras como se preparaba para atajar un penal. Busca quitarle dramatismo al error de Caballero y repite que Sampaoli lo debe haber visto mal anímicamente para tomar la decisión. Sergio Goycoechea es un símbolo del arco de la Selección y no necesita muchos adjetivos para elogiar a Franco Armani. “No tuvo mucha actividad pero tapó una pelota fundamental. Si no, se acababa el partido”, cuenta del mano a la mano del arquero cuando Argentina aún empataba con Nigeria.

Goyco sumó experiencia en los medios y se maneja cómodamente a la hora de llevar la charla en la Casa del fútbol que armó la Conmebol en Moscú. “¿Cuánto pesa la experiencia? Cuando yo entré tenía dos partidos en la Selección Mayor nada más. Fui a la Copa del Mundo sabiendo que iba a jugar por dos motivos: si lo echaban o se lesionaba Pumpido porque en una competencia tan corta es difícil un cambio de arquero. El error de Caballero lo habrá afectado emocionalmente porque si no, por un error, el entrenador no lo cambia. Debe haber hecho un análisis de que lo afectó mucho. Es un puesto que necesita mucha seguridad”, explica.

– A Armani no le pesó

– La experiencia es relativa, no hay un manual. Armani se habrá preparado para jugar aunque pensara que no iba a jugar. Lo agarra en un buen momento. Se fue con una mano atrás y otra adelante con un desafío personal. Volvió a River porque quiso y después le pasó todo esto. Emocionalmente está muy arriba. Y contra Nigeria no lo afectó no haber debutado antes.

– ¿Y al equipo cómo lo ves?

– A todos nos gustaría que jugara mejor, pero tenemos que apartarnos del exitismo. Es una competencia muy dura, el último campeón del mundo se quedó afuera. La Argentina no está en el momento que tendría que estar pero pasó una situación angustiante y ahora arranca otra competencia. un mano a mano, las individualidades tienen que empezar a pesar. En el Mundial 90, nosotros tuvimos octavos con Brasil y ellos jugaron mucho mejor pero pasamos nosotros y llegamos a la final. El fútbol tiene esas cosas, pero ojo, a la suerte la tenes que acompañar. j