Gancedo sospecha sore dopping en la final contra Juve: » corrian como locos,eran aviones»

0
112

De la sospecha de doping de la Juventus al enojo con Ramón Díaz
Leonel Gancedo habló en exclusiva con «La Página Millonaria» y recordó sus momentos más importantes durante su vida en River. Desde todo el escándalo envuelto en la Intercontinental jugada en Japón, hasta una fuerte discusión con el DT de aquellos años.

Otro de los grandes protagonistas que se sumó a las entrevistas en vivo por Instagram impulsadas por «La Página Millonaria» fue Leonel Gancedo. El exmediocampista zurdo de gran pie que estuvo cinco años defendiendo la camiseta de River habló de todo lo vivido en Núñez, y dejó muy buenas historias de su paso por el club.

El Pipa estuvo presente ni más ni menos que en la final Intercontinental de 1996, donde River cayó 1-0 ante Juventus en Japón y por la cual varios años más tarde aparecieron en los medios fuertes rumores sobre un posible doping positivo de los futbolistas del equipo italiano. Gancedo ingresó promediando el segundo tiempo de aquella final y no tuvo reparos en opinar sobre la polémica situación que se había generado.

«Siempre se dice que los títulos se ganan en el campo, pero cuando hacés de buena manera. Creo que hasta salió en un estudio que los jugadores de Juventus no estaban bien, con algunas cosas que no hicieron bien. Y si se descubrió eso deberían haberle dado el título a River». Y agregó sobre las sensaciones vividas en aquel partido dentro de la cancha: «Tenían grandes futbolistas ellos en su momento, pero se les veían los ojos desencajados y es terrible ver cómo corrían para todos lados. Una cosa de locos, eran aviones».

Además Gancedo, quien consiguió 7 títulos en el club, confesó el momento en el que discutió con Ramón Díaz debido a que el riojano lo marginaba del equipo en situaciones que bajo su mirada eran poco comprensibles. «Un día me cruce con Ramón y le planteé adelante de todo el grupo por qué me ponía y me sacaba todo el tiempo sin demasiada explicación. Jugaba dos partidos bien y ganábamos, y al tercero me sacaba y por ahí perdíamos, y no lo podía entender».

Pero una vez transcurridos los años la situación se calmó y el Pipa terminó siendo pieza clave de aquel River ganador. «Todos los futbolistas necesitamos tiempo y continuidad para desenvolvernos mejor, la rotación no suma porque el jugador quiere jugar siempre y así no disfruta. Después los últimos dos años me puso todos los partidos y era uno de los referentes, por eso encontré mi mejor nivel en todos los aspectos del juego», cerró.

Fuente La pagina Millonaria

Publicidad