Gallardo tajante con la pandemia: “No se puede jugar a cualquier precio”

0
88

El técnico de River tomó distancia de la postura de Boca y justificó su lista corta para la Copa: “Si hay contagios masivos es porque la pandemia indica que no podíamos jugar”.

«​Resulta raro este espacio virtual pero nos tendremos que habituar. Tanto tiempo de no hablar principalmente porque no había nada de qué hablar. SIn fútbol por más de seis meses después del inicio de la pandemia, la cuarentena y mucho silencio en el fútbol argentino, me parecía que hablar estaba demás».

«Cuando quise dar una opinión en su momento lo sentía así, quería transmitir lo que estaba pensando. También eso dio qué hablar, es mejor dejar que los demás opinen, es respetable, pero yo hablo cuando tengo ganas de hablar».​

«Es simple, yo trabajo con un grupo profesional de no más de 30 jugadores. Ese grupo integra la lista. De acuerdo a la posibilidad que nos dio Conmebol de incorporar, me parecía un despropósito. No tengo 10 jugadores más entrenando. Los juveniles de Reserva empezaron a entrar hace apenas una semana, tras seis meses parado. No iba a generarle ninguna falsa ilusión a esos chicos que tienen un recorrido importante por delante, hoy no están preparados par integrar una lista de una competencia como la Copa Libertadores».

«No los voy a poner, si en algún momento hay un episodio que indica que podemos estar expuestos a un contagio masivo, será porque la pandemia indica que no podíamos jugar. Hasta ahora nos comportamos de buena manera, tuvimos pocos contagios, pero no estamos exceptos de que pueda pasar. Si llega a pasar es porque la pandemia no nos permite competir en condiciones normales. ¿Por qué pondría chicos que no están en condiciones de jugar? ¿A quién se le ocurre? Quizás otros planteles tienen la posibilidad de incoporar chicos que vienen trabajando con el grupo y es respetable. No voy a buscar a la octava o novena división para armar la lista. Es anormal, me hago cargo de la decisión que tomé. Tenemos 29 porque Quintero ya no esta e iniciaremos con ese grupo para ver dónde estamos parados».

«Lo único que puedo hablar es de nosotros. Conmebol oficializó un protocolo y yo intentaré respetarlo. Si un jugador positivo no puede subirse a un avión, intentaré respetarlo. Más allá de que un gobierno pueda asumir esa responsabilidad. No quiero entrar en polémica, es lo que se nos comunicó y cómo actuaríamos en un caso similar. Tampoco voy a poner 50 jugadores para tener que jugar igual».

«Es dificil porque claramente no tiene la culpa San Pablo de tener 13 partidos más que nosotros y muchísimos entrenamientos. Me parece que es algo que nosotros tenemos que intentar sobrellevar, es lo que nos ha tocado. Teníamos intenciones de iniciar entrenamientos pero no por la competencia sino porque los jugadores no pueden estar tanto tiempo parados. Cuando reclamé volver era por eso, porque eso es lo mas dificil para los futbolistas. Vamos a tener que competir de la manera que estamos mas alla de que puede ser una ventaja o no que los equipos vengan con competencia encima. Lo afrontaremos de la mejor manera. Nos hemos preparado acorde a lo que creíamos y vamos a ir a jugar con muchísimas ganas y deseos. Los jugadores tienen ganas de jugar. La pandemia nos paró muchísimo entonces hay muchísimo deseo de activarse. Me parece que desde ese punto vamos a iniciar la competencia de la mejor manera posible, sin hacer mucho reparo en lo sucedido y del rival. Yo creo que vamos a presentar un equipo que va a dar pelea , que va a dar batalla e intentaremos hacer lo nuestro. No nos vamos a hacer tantas preguntas, ahora es momento de jugar. Intentaremos en esta situación extraña y compleja de tener que lidiar con todo esto. No todo es como a da lugar ni a cualquier precio… En ese sentido me parece que es importante remarcarlo. Pero estamos acá para dar pelea».

«No se puede jugar a cualquier precio y a cómo de lugar. Este virus nos ha afectado mucho. Al principio no sabíamos cómo iba a afectarnos, empezamos a aprender a cuidarnos y cuidar al de al lado. Después de transitar este proceso, no tengo miedo de jugar, pero no quiero exponer a nadie. Si tengo un jugador contagiado se aislará como venimos haciendo y seguiremos entrenando hasta que se recupere. Es algo con lo que tenemos que empezar a convivir. Después, si podemos jugar o no ya es otra cosa, no depende de mí. Si hay protocolos me parece algo bueno, pero si tenés contagios masivos es que la pandemia nos dice que no podíamos jugar. Nos están testeando cada semana, entrenamos de la manera más normal posible de la manera que podemos. Después tendremos viajes y situaciones complejas. Veremos si podemos transitar ésto y empezaremos. En otros lugares se pudo hacer. Si voy a competir con 15 juveniles porque tengo un brote de contagio digo no, no es necesario exponer a nadie, y menos juveniles que no están preparados. Prefiero asumir la responsabilidad y decir que todo tiene un límite.

«El equipo lo voy a terminar de definir mañana, porque no va a variar demasiado. Con linea de 3 centrales, lo entrenamos, o con linea de 4 y sumar un delantero más en ataque».

«Primero veo cómo están los jugadores. El rival nos va a proponer un partido muy físico e intenso, porque viene jugando bastante, y en base a eso evalúo qué posiblidades tenemos».

Quintero: «Principalmente no solo por lo de Juanfer, que fue el primer tema que se nos presentó. Me lo planteó, tenía ganas de irse y a partir de ahí empezamos a resolver las formas, que no fueron las más prolijas. Hubo desprolijidad que no es propio del comportamiento que tuvimos en los últimos años. No tuve ningún problema en darle la posibilidad de salida, como no lo tendría con cualquier otro futbolista, siempre que sea bueno para el club. Estamos en un mercado difícil. Le dije mi pensamiento, respeté su decisión y los dejé que se pusieran de acuerdo entre los clubes. Pidió un permiso deportivo para no seguir entrenando, decidió irse al extranjero y seguir esperando que se cierre su pase lejos de nuestro club. Quiero remarcar el valor que tengo hacia el jugador y la persona, con quien hice un vínculo cercano y de mucho afecto. Le deseo lo mejor en su carrera. Que siga tratando de transmitir su talento en una liga inferior. El recuerdo que nos ha dado va a ser eterno».

«No sé si se va a ir algún jugador más. Es un mercado muy quieto, no ha sido hasta acá lo que se esperaba. No solamente para nosotros, sino para todo el mundo. Venir a buscar jugadores que están parados hace seis meses es una apuesta para cualquiera. Nuestra economía está sufriendo y los clubes también. Alguno puede aprovechar esa posibilidad que ofrece nuestro mercado. Así y todo, más allá de Quintero y Carrascal, no llegó ninguna oferta concreta».

«Puede haber un deseo del entorno, pero Martínez Quarta no me ha manifestado que tiene un deseo de irse. No me puedo dejar llevar por los representantes, aunque respeto su profesión, pero no podemos entrar en eso de que llegan o no llegan las ofertas. En las próximas semanas puede aparecer una oferta y ahí hablaremos. Si un jugador tiene deseo de irse y la oferta es conveniente para el club, bienvenido sea. No para mí, sería un dolor tremendo porque estamos iniciando una competencia, en un escenario complejo, sin fútbol en Argentina».

«En cuanto a lo económico no podemos discutir con ningún mercado. Puede existir el deseo de salir de un jugador, y también está la posibilidad de que quieran crecer futbolísticamente. Eso es relativo, pero en lo económico y en la forma de vida estamos lejos. Quiero que se queden a tratar de competir de la mejor manera, pero si se presenta tendré que aceptarla y acompañarlo».

«Salir al mercado no es nada fácil. Es una realidad que jugadores para River hablamos de cierta jerarquía que tiene que cumplir y ahí ya nos costaría plata. Hoy no tenemos plata».

«Casco es un jugador muy importante para nosotros y Angileri tiene que estar preparado. Se le va presentar la posibilidad de jugar por ausencia de Casco, la idea es que esté de la mejor manera posible, teniendo en cuenta que es un futbolista que no venía con continuidad».

«No creo que yo sea el indicado para decir por qué no hay ninguna actividad. Estamos en un contexto de pandemia y contagios, pero sería bueno que todos tengamos cierta visión. Parce que es todo al voleo. Septiembre, mediados de octubre, vamos viendo y nadie ve nada… Entiendo la situación, pero hay mucho silencio, no podemos quedarnos parados. Está comprobado que paramos 6 meses y hoy estamos entrenando en el peor momento de contagios en el país. ¿Por qué no iniciamos antes? ¿Porque hoy económicamente nos dicen que hay que jugar sí o sí? ¿A como de lugar? Hay que ir programando, que se vaya discutiendo. Yo le pregunto al presidente y no hay respuestas. Los futbolistas ven estas cosas, que no hay mucho por delante auspicioso. Seguimos metiéndonos solos, no hay claridad. Algunos dirigentes van a salir a decirme que estamos trabajando. ¿Ustedes saben algo? Ahora que está de moda el off the record, todo es por abajo, todos tiran sin ninguna certeza. Estamos en esas condiciones y nos queda aceptar las reglas del juego, si no no estaría acá. No soy un idiota, estamos en una pandemia, pero estamos por salir del país para jugar un partido».

«Independiente me parece un buen campo de juego, siempre que fuimos allí lo ha tenido en excelentes condiciones. En cuanto a la posibilidad de reforma del campo del Monumental, bienvenido sea. Me gusta todo lo que sea producir y generar nuevas etapas de evolución. Después de tanto sufrir con el campo está la posibilidad de renovarlo por completo y que en los próximos años sea uno de los mejores de Sudamérica».

«Al inicio tuvimos muchos cuidados, esta última semana intentamos entrenar de la mejor manera posible. Nos fuimos acomodando como el resto de los equipos. Estoy convencido de que vamos a dar pelea, no vamos a entregarnos porque no está en la mentalidad de este equipo. No vamos a especular porque no sabemos hacerlo. Vamos a pararnos de la mejor forma posible, en condiciones anormales y con desventajas, pero si paro al equipo para defenderme tal vez pierda, porque no estamos acostumbrados, y eso me dejaría sensación a poco».

«Uno se preparó para jugar este partido. Conocemos la situación de cada país, tampoco vamos a ir a hacer un tour por San Pablo ni andar circulando por la calle. Imagino que ellos harán lo mismo cuando vengan a Buenos Aires. No le tengo temor a eso».

«El fútbol sin gente es horrible. El espectador también es parte de este hermoso deporte. Las tribunas llenas, el hincha alentando a su equipo, no hay nada mejor que eso. El contexto es muy diferente. Hemos visto muchos partidos sin público, no tiene el atractivo, no te da la sensación de la jerarquía de esos partidos, como pasó con la Champions».

«Mi motivación sigue siendo la misma. El deseo que tengo por lo que hago, el desafío de seguir evolucionando, aprendiendo, mismo en esta situación anormal. Le debe pasar a todos los entrenadores del mundo. Para los que tenemos que planificar la gestión futbolístico hace que las cosas se te muevan para todos lados y eso genera mucha confusión. No hay que salirse del eje, no enojarse más de la cuenta. Hay situaciones que no dependen de mí. No me convertí en budista pero si estoy haciendo un poquito de ‘om’ para llevar adelante este contexto tan complejo».

Moreira: «Evaluamos su respuesta futbolística durante su préstamos y por eso decidimos que vuelva. Tiene contrato con el club y necesitábamos un jugador para competir en la posición con Montiel. Ya conoce la exigencia de River y qué es lo que nosotros queremos. Competirá y sabe que tendrá que exigirse mucho para tener alguna posibilidad en el equipo».

«Veremos si conviene o no repetir algún jugador, pero no estoy evaluando tener dos equipos diferentes. Esperemos no sufrir lesiones. Veremos cómo terminamos el primer partido».

¿Puede ser campeón River? «En el fútbol no se sabe qué va a suceder. Lo normal indica que ningún equipo argentino estuviera en condiciones de llegar a esa posibilida. Pero como el fútbol tienen muchas cosas que no podemos obviar y el futbolista argentino tiene un carácter y una personalidad que surgen en la adversidad, cuando se refleja una problemática importante. Creo que el argentino es capaz de competir en condiciones adversas. Todos van a presentar peleas, después veremos cuales son las posibilidades reales. Más adelante, en los mano a mano y con más preparación, puede pasar cualquier cosa. Pero en este contexto diríamos que no».

Fuente Ole

Publicidad