¿Gallanto?: “Las decisiones arbitrales fueron escandalosas”

0
219
Gallardo en conferencia

Gallardo habló a dos días de la histórica clasificación a la final de la Libertadores y no se olvidó de Sampaio. “Nos cobraron 27 faltas de las cuales 12 ó 13 fueron inexistentes. Te podés equivocar, pero en más de 12 faltas…”, soltó el DT.

Marcelo Gallardo.

Marcelo Gallardo habló largo y tendido. Más relajado luego de la clasificación a la final, menos eufórico que en la noche en la Bombonera, el entrenador de River igual recordó el arbitraje de Sampaio más allá de haber logrado el pase al partido decisivo ante Flamengo. Además, tocó varios temas.

“Luego de unos días, con mayor serenidad, repasando y viendo, valoro mucho mas la clasificación porque no era un partido fácil para nosotros, el contexto no era fácil. Y bueno, más allá de tener la idea jugarlo como habitualmente queremos hacerlo, con la misma idea, tal vez no lo pudimos hacer producto a la exigencia de Boca, que imponía tener que ir a buscar el resultado, tener que tratar de ganar esas pelotas aéreas, esa segunda pelota a la cual nos sometió permanentemente, ahí nos sentimos incómodos. Más las decisiones arbitrarias, que para mi gusto fueron escandalosas. Hoy no las digamos con exaltación porque conseguimos la clasificación, pero hubo decisiones que fueron muchísimas, lo digo porque es muy evidente, a la vista de todos. Un análisis mas sereno y medios que se hicieron eco del pobrísimo desempeño de Sampaio, nos cobraron 27 faltas de las cuales 12 ó 13 fueron inexistentes. Te podés equivocar, pero en más de 12 faltas… Eso nos fue llevando, más la exigencia de Boca. Así y todo aguantamos bastante bien. Los jugadores también sintieron impotencia de no poder salir de esas decisiones que imponían”, se descargó.

Estos son los temas y las frases más destacadas de Gallardo:

El partido en la Bombonera y qué dijo en el entretiempo: “Sabíamos que íbamos a tener un partido muy complejo, difícil, por la necesidad de Boca de jugar en su cancha con su gente y con un resultado adverso. Ellos iban a intentar imponer sus condiciones desde sus características. Y lo hizo a través de las pelotas aéreas, la pelota parada que es su fuerte, porque es una virtud grande que tienen en el juego aéreo. Nosotros no pudimos conectarnos, tuvimos imprecisiones donde no pudimos encontrar nuestro juego. Pero lo que enumeré antes (sobre las faltas cobradas por el árbitro) nos llevó también a cometer errores, a pasar por un momento de nerviosismo… Pero tuvimos la mentalidad y el enfoque. Es difícil eso también… Las pulsaciones dentro de la cancha van a mil. En el entretiempo les dije a mis jugadores que tuviéramos cuidado en acercarnos a los jugadores de Boca, que evitáramos el contacto. Y en cuanto a nuestro juego, así como tenemos la iniciativa, nosotros también atacamos en base al robo de pelota. Y no podíamos robarla porque todo contacto era pitazo del árbitro. No pudimos atacar con la continuidad con la que lo hacemos habitualmente. Por eso le doy mucho valor a la clasificación”.

Su desahogo en el túnel de la Bombonera: “Bueno, eso tiene que ver con la tensión con la que uno vive los partidos. Estos partidos generan este tipo de cuestiones, el desahogo final… No es fácil vivirlos. Cuando ya termina todo ahí viene el desahogo. Yo me muestro tal cual soy y a veces, cuando me veo, me da un poco de vergüenza, je… Fue el desahogo de un momento de muchísima tensión y de lo que representa volver a estar en una final de Copa Libertadores. Es increíble… El año pasado habíamos ganado la final ante el clásico rival, es un hecho histórico que pasa una vez en la vida y no creo que vuelva a pasar. Y el hecho de no caer en la relajación y volver a enchufarse para competir y estar a la altura de lo que es este club, no es fácil. Y si embargo volvimos y estamos otra vez en la final”.

Fuente Ole