Fantino recordó el día que se peleó con Almeyda: «Nos citamos en un estacionamiento»

0
287

El periodista contó el cruce caliente que tuvo con el ex jugador y DT de River con Oscar Ruggeri como testigo. Video.

Publicidad

Alejandro Fantino regresó de sus vacaciones a ESPN y en su primer programa al aire ya le agregó el show que tanto le gusta al proponerle a sus compañeros recordar viejas peleas entre futbolistas y periodistas con ellos como protagonistas y contar sus propias experiencias con el Mono Navarro Montoya y Matías Almeyda.

«Yo tuve quilombos con Navarro Montoya, casi me agarro a trompadas pero nos separaron en un restaurante en Corrientes. Yo miré para el costado y venía Cedrés que si me agarraba me sacaba la cabeza. Biladro gritando ‘paralo Leto’ y al final terminó todo bien», dio pie Fantino para que los demás integrantes del programa se animen a contar sus propias anécdotas.

Mariano Closs mencionó un altercado con Julio César Falcioni en Aeroparque que según el propio relator no pasó a mayores, Luciana Rubinska recordó el día que Ramón Díaz la echó del hotel donde concentraba San Lorenzo en Mar del Plata y Marcelo Benedetto no quiso dar muchos detalles de una discusión con el Polo Jorge Quinteros.

Diego Latorre aseguró que nunca tuvo peleas con periodistas y Daniel Arcucci solo mencionó que nunca tuvo química con Juan Román Riquelme. Oscar Ruggeri recordó sus famosas peleas con José Luis Chilavert y José Sanfilippo en El equipo de primera.

Pero fue Fantino otra vez el que tomó la palabra para contar un cruce con Matías Almeyda que no llegó a concretarse por cuestión de minutos: «Yo una vez me cité a pelear con Almeyda. Me da mucha vergüenza contarlo, el pibe es un crack, un caballero. Nos citamos en un estacionamiento de un supermercado», detalló.

Ruggeri fue testigo del intercambio de mensajes que increíblemente sucedió al aire de El show del fútbol, el programa que se emitía los domingos por América TV: «En el programa estaban arreglando el lugar al aire. Termina el programa y le digo dejame ir a mirar», recordó entre risas. Al final, ambos desistieron y solo quedó esta divertida anécdota para contar: «Después terminamos bien y nos pedimos disculpas como caballeros».

Fuente 442

Publicidad