Ex enganche que no es ni Maradona o Riquelme: «Boca recuperó el ADN que había perdido con el macrismo»

0
119

Uno de lo máximos ídolos del club apuntó contra la dirigencia anterior, muy ligada a Mauricio Macri, y resaltó el nivel superlativo de Carlos Tevez

Alberto Márcico, uno de los ídolos más importantes de Boca, destacó hoy que una de las principales razones del reciente título de campeón de la Superliga fue haber «recuperado el ADN histórico del club que se había perdido con el macrismo» y también ponderó el nivel superlativo de Carlos Tevez.

«Boca es un club abierto al barrio, a la gente, es pueblo. Durante la última época estaba alejado de su esencia, había perdido identidad y si seguía la anterior dirigencia no hubiera ganado la Superliga. Con la llegada de Riquelme y otros exjugadores identificados con la camiseta, Boca recuperó el ADN que había perdido con el macrismo y fue clave para ganarle el campeonato a River», analizó el Beto en una entrevista con Télam.

Márcico, nacido en el barrio porteño de Barracas, a pocas cuadras de La Bombonera, se prestó a una charla en medio de la cuarentena que mantiene paralizado al fútbol en particular y al deporte en general desde marzo pasado, a raíz de la pandemia de coronavirus que afecta a gran parte del planeta.

El exjugador, quien brilló en Boca entre 1992 y 1995, fue muy crítico con la gestión del ex presidente Daniel Angelici, quien perdió las elecciones en diciembre del año pasado ante la fórmula liderada por Jorge Amor Ameal, secundado por Mario Pergolini y apuntalado por el máximo ídolo del club, Juan Román Riquelme, tan decisivo en las urnas como lo era en la cancha en su época de futbolista. Angelici, quien presidió a Boca entre 2011 y 2019, fue impulsado en el cargo por el ex presidente de la nación Mauricio Macri, quien lo apuntaló durante sus ocho años de gestión al frente de la institución.

«Nací y me crié en Barracas, conozco bien lo que significa ser de Boca y por eso digo que era muy necesario un cambio. La llegada de Riquelme fue decisiva porque se recuperó la identidad, además lo trajo como DT a Miguel Russo y se volvió al estilo histórico, así logró un campeonato que parecía servido para River porque nadie esperaba que el equipo ganara siete partidos seguidos», recordó Márcico.

Boca protagonizó con la llegada de Russo una recta final decisiva con un empate y siete victorias en fila que le permitieron ganar la Superliga en la última fecha tras vencer a Gimnasia por 1-0, triunfo que le alcanzó para sobrepasar por un punto a River, que igualó con Atlético Tucumán (1-1).

«Russo hizo cambios significativos en la formación, incluyó a los tres colombianos que no eran tenidos en cuenta por el anterior DT y un refuerzo que se adaptó rápido como Pol Fernández, pero lo más importante fue que Tevez recuperó la alegria de jugar a la pelota y lo hizo en el nivel que tenía en Europa», elogió el Beto. «Tevez fue la gran figura y estuvo bien rodeado por los colombianos (Fabra, Campuzano y Villa), por un jugador con dinámica y juego como Pol Fernández, más un delantero que lo ayudó mucho como Soldano», añadió Márcico.

El ex jugador, quien además de Boca vistió las camisetas de Ferro, Toulouse, de Francia, y Gimnasia y Esgrima La Plata, elogió al defensor paraguayo Junior Alonso y consideró que «podría formar una gran dupla central con el peruano Carlos Zambrano», quien se sumó al club recién en febrero y apenas jugó dos partidos, uno por la Copa Libertadores y el de la consagración ante Gimnasia.

Márcico, clave en el título del Apertura 1992 que cortó una sequía de 11 años sin ganar un torneo local, se refirió -en otro orden- al posible regreso de Cristian Pavón, quien está cedido a préstamo en Los Angeles Galaxy, pero el club de la MLS no podría pagar su opción de compra valuada en 20 millones de dólares.

«Pavón no tendría lugar en este equipo, juega en una posición similar a la de Villa, pero el colombiano es más explosivo. Creo que a Pavón lo perjudicó la dirigencia anterior cuando le puso una cláusula de rescisión ridícula de 50 millones de dólares, eso le hizo mal, no era algo lógico y al final lo terminó pagando caro», concluyó Márcico, quien el miércoles cumplirá 60 años.

Publicidad