Es un santo: La nueva cábala que Messi estrenó contra Nigeria y rompió todos los embrujos en el Mundial

0
1656

Un cronista le ofreció un amuleto para alejar las malas energías luego del penal fallado frente a Islandia. El capitán se lo puso en el tobillo izquierdo contra los africanos y, no sólo volvió a jugar en su nivel, sino que además Argentina avanzó a octavos de final de la Copa del Mundo

Estaba negado, cabizbajo; incluso preocupaba su estado de ánimo puertas adentro de la Selección. Es que no sólo Hannes Halldórsson, lanzándose hacia su derecha, le había tapado el penal que hubiese significado la victoria de Argentina en el debut mundialista frente a Islandia; Lionel Messi exhibía una versión opaca en una Selección que fue noticia por los terremotos, sobre todo, luego del 0-3 ante Croacia, que la dejó al borde de la eliminación del Grupo D.

Pero en medio de la oscuridad brotó una luz… roja. El final de la historia se reveló luego de la victoria de Argentina ante Nigeria, que depositó al combinado nacional en octavos de final del certamen, instancia en la que se medirá contra Francia el sábado en Kazan.

Tras la fallida presentación frente a Islandia, Rama Pantorotto, cronista de Telefe Noticias, le entregó un particular presente a la Pulga, de 31 años. “Mi vieja me dijo, ‘dale a Leo, yo uso cintita roja, para la mufa’. Si vos querés, te la regalo, te la manda mi vieja”, le ofreció el enviado al astro rosarino.

De acuerdo a los adeptos a las cábalas, la cintita o hilo se coloca del lado izquierdo del cuerpo, porque se supone que el receptor del cuerpo y el alma, sellando de esta forna la energía protectora y al mismo tiempo interceptando las influencias negativas del entorno. En síntesis, repeliendo las malas vibras.

No se volvió a saber de la cintita hasta después del triunfo salvador contra Nigeria. En San Petersburgo, Messi volvió a ser Messi. Sobre todo en la primera parte, cuando se asoció con Banega, el capitán de la Selección regresó a su mejor versión. Allí, en un gesto técnico deslumbrante, bajó el pase de Éver para anotar el 1-0. Casi volvió a convertir de tiro libre. Y jugó con otra vivacidad, desempolvando sus regates.

El festejo de Messi, desde arriba (Foto: AFP)
Fue ya en el vestuario sonriente tras el gol de Rojo y el pasaje a octavos cuando, otra vez ante Pantorotto, Messi confesó haber apelado al amuleto. “¿Perdón, de verdad me decís? ¿La cinta te la pusiste en la gamba?”, se sorprendió el cronista cuando el delantero le mostró el hilo rojo alrededor del tobillo izquierdo.

“Pero el gol lo hiciste con la derecha”, replicó, a modo de chicana, Pantorotto. “Igual ayudó”, aceptó Messi, entre sonrisas. Una nueva cábala nació contra Nigeria. Y amenaza con mantener alejadas las malas energías y acompañar al atacante y a la Argentina bien lejos, hasta que la cinta roja los guíe.