En un imperdible diálogo con Ruggeri, Maradona reveló la pelea en la que todos esperaban sangre

0
251

Diego confesó que tuvo una discusión cuando ambos eran futbolistas de la Selección. El cruce en televisión, sumado a otras desopilantes anécdotas

Diego Armando Maradona fue entrevistado en Fox Sports Radio y dejó varios títulos relacionados a la AFA, la selección argentina, Lionel Messi, entre otros temas. Sin embargo, hubo un momento especial y fue cuando lo cruzaron con Oscar Ruggeri, ex compañero y amigo del “Diez”.

En un diálogo imperdible, Maradona reveló una pelea con el “Cabezón” cuando eran futbolistas de la selección y en la que todos los medios de prensa esperaban sangre. Si bien Diego contó que tuvo una discusión con el férreo defensor, ambos reconocieron que la situación no pasó a mayores.

“Al lado de lo que vivíamos nosotros, era mi casa en Fiorito en comparación con la concentración que hay hoy”, comenzó Diego cuando describió el predio que el seleccionado argentino posee en Ezeiza. “Teníamos menos periodistas, no había tantos”, bromeó el “Diez”, en clara alusión al poco respaldo de la prensa a aquel equipo que dirigía Carlos Bilardo, previo al Mundial de México 1986 en el que se consagrarían campeones.

Mientras el DT de Dorados mantenía una charla amena con los periodistas en la mesa, apareció en escena Oscar Ruggeri, también en comunicación telefónica. “Armandooooooo”, lo saludó el “Cabezón”. “Qué hacés papaaaaaaa”, fue la respuesta de Diego. En el primer ida y vuelta se tornó jocoso y bromearon con el presente de Dorados de Sinaloa. “Las pesadillas que me están tirando por la cabeza… Le ganamos a Juárez 1-0 con vos agarrado del travesaño”, chicaneó Diego, a lo que Ruggeri respondió: “¿Fue casi como Brasil?”. “Te juro que se me vino a la cabeza eso. En vez de tener la pelota, queríamos contragolpear y creíamos que éramos Caniggia. Y Caniggia hay uno solo”, reconoció Maradona.

“¿Vas a venir a dirigir a la Argentina?”, chicaneó Ruggeri, para que Diego al instante lo tildara de “botón” por ventilar las charlas entre ellos. “Dale Cabezón si vos sabés. Ahora que estás en la radio me tirás vos, que botón. Tengo ganas pero con esta gente (Dorados de Sinaloa) nos llevamos muy bien, estamos muy cómodos. Acá pedís pelota y hay pelota, arcos y hay arcos. Llegás y ya te tienen la cancha preparada para entrenar. Hay un equipo distinto y yo creo que el Tata (Martino, DT de la Selección de México) le puede dar mucha sabiduría a través del profesionalismo. Le ganó 3-1 a Chile y ya se ve que en los jugadores está ese aroma que se siente ganador, que quieren ir a la Selección. Tata los conmovió. Antes, si jugaban en Afganistán no los veía nadie, pero el Tata le está poniendo un lomo bárbaro”, describió “Pelusa”.

“¿Arreglaste los premios? Mangá, mirá que ahí la tienen toda ehh, mangá”, continuó Ruggeri. “Ya arreglé todo, Cabezón”, respondió Diego, quien rápidamente buscó complicidad con su amigo: “Escuchame, ¿sabés cuántos años tiene el presidente mío? 30 años”. “Nooooo, 30 años. Mamita, mirá la que le sacaríamos si estuviéramos juntos”, respondió el ex zaguero y generó una carcajada en la mesa. “Mirá si vamos nosotros dos a pelearle los premios, Cabezón”, se envalentonó Diego. A lo que Ruggeri, recordando viejos reclamos por los premios, agregó: “Nooooo mamita, pero nos dan todo, si total si paga es porque ganaste, Diego. A todo o nada. Ganamos y cobramos, no ganamos no se cobra”.

“Exacto, exacto. Si venís a México quiero que me des una de esas charlas tuyas que son impagables. Alguna vez tuvimos una discusión pero lo bueno es que no sabemos quién ganó”, reveló Maradona y en la mesa quedaron todos mudos. “Te acordás cuando nos peleamos y nos juntamos en la primera pieza de la Selección. Nos largamos a reír y nos abrazamos porque estaban todos los periodistas esperando a ver si había piña”, recordó Ruggeri. “Jajaja, es verdad, estaban esperando que salgamos todos sangrados”, continuó Diego. “Claro, lo que pasa es que no somos de la misma categoría”, cerró el “Cabezón”.

Para terminar, el que la ligó fue el Negro Enrique y Maradona no quiso despedirse sin tirarle un dardo al que le dio el último pase previo a su jugada individual a pura gambeta desde la mitad de la cancha ante los ingleses. “No nos olvidemos del Negro Enrique, que me dio el pase gol”, fue la complicidad que buscó Diego y que Ruggeri agarró. “Siiii para mí fue clave ehh, la boludez que hiciste de gambetearte a seis o siete no, lo importante fue el Negro que te vio solo”.

“Exacto, porque yo voy entre líneas. Hizo la gran Bochini y me dejó solo. Hijo de p… me dejó en Guadalajara”, soltó Diego y volvieron las carcajadas. “Ese gol, si lo hubiese hecho yo hubiera sido lo mismo”, cerró Ruggeri.

Fuente Bolavip