El sufrimiento de Marco Van Basten igual o peor que Batigol por su lesion

0
124

“Gateaba de la cama al baño del dolor”
El histórico delantero neerlandés relató en su biografía los padecimientos que atravesó por las lesiones que lo obligaron a dejar el fútbol a los 31 años.

Las lesiones lo dejaron jugar poco tiempo, pero ese lapso le bastó para demostrar toda su calidad y talento que lo llevaron a obtener el Balón de oro en tres ocasiones. Marco Van Basten fue uno de los mejores delanteros de la historia y también uno de los cracks que vistió la camiseta de los Países Bajos. En su biografía Basta. My life. My truth relató los padecimientos durante su carrera por las diferentes lesiones y, puntualmente, en uno de sus pies.

Publicidad

«Fue realmente difícil porque pasé del más alto nivel en el fútbol al más bajo a nivel de felicidad personal», confesó en declaraciones a The Guardian, el exjugador que brilló en el Ajax de Johan Cruyff al comienzo de su carrera.

«Era medianoche en 1994 y recuerdo tener que gatear desde la cama al baño y para olvidarme del dolor contaba los segundos que me llevaba el trayecto. El umbral de la puerta era lo peor porque tenía que pasarlos sin tocar porque el más mínimo roce me hacía morderme los labios para no gritar. Nunca llegué a ser más rápido que 120 segundos”, detalló.

Van Basten fue una pieza clave en Milán cuando era dirigido por Arrigo Sacchi, y luego Fabio Capello, donde conquistó dos Champions League, en las temporada 1988/1989 y 1989/1990. «Todo se vino abajo porque había muchísimo dolor y problemas. Se puede decir que los últimos cinco años concentré toda mi carrera pero es que estaba cojeando después de todas las operaciones. No podía hacer nada sin dolor y los doctores me decían que no podían ayudarme. Llegué a tener miedo», explicó.

Pese a las frustraciones y problemas que atravesó durante su carrera como jugador, y luego del retiro, Van Basten está agradecido a su desempeño. «Podría haber tenido los problemas antes de comenzar como les pasa a otros. Tengo buenos hijos, dos nietos, una buena esposa y tengo mis negocios además de trabajar para la televisión hablando de fútbol. Estamos sanos y estoy disfrutando de la vida, aunque esté limitado. No puedo jugar al fútbol o tenis, pero sí al squash y lo agradezco», concluyó.

Fuente TyC Sports

Publicidad