«El primer día que llegué empezó mi pesadilla en el Real Madrid»

0
88

«Comprendí que significa ser una estrella cuando llegué al Madrid… y lo odié. Tras la rueda de prensa, llegué al vestuario. Llegué el primero y me senté. Cada jugador que llegaba me decía ‘Ese es mi sitio’, ‘Ah, perdona, ¿puedo sentarme ahí?’, ‘Sí, claro, ahí sí’ y llegaba otro y me decía ‘Ese es mi sitio’. Así, como veinte veces. Pensé ‘¿Qué hago aquí?’. Este va a ser un entorno hostil y duro’. Aquel día no fue más que el principio de una pesadilla» reflexiona ahora un experimentado Nicolas Anelka.

Steve McManaman, Roberto Carlos and Nicolas Anelka applaud after the national anthems

El atacante lanzó un documental biográfico en Netflix y allí se sincera como nunca, y el capítulo en el Madrid es digno de contar: «La presión fue enorme desde el principio. Me daba cuenta de ello porque en la prensa, cada día hablaban de mí o salía una foto mía. No estaba dando la talla en el campo, en parte, porque no tenía vida privada. No podía hacer nada. Tenía 20 años y no podía salir. Hablaban de todo lo que hacía. Sí compraba algo, salía en los periódicos».

Anelka explica el principal problema: «La prensa te pide que te abras pero yo no soy alguien abierto. Puede que eso tuviera que ver con que no me aceptaran en el equipo, que no se me dieran bien las cosas sobre el campo, que la prensa no estuviera de mi lado…». Anelka fue suspendido, dado que no aceptó su suplencia y se negó a entrenar, lo que derivó en que no jugara casi nunca.

«Ayudé al Madrid a ganar la octava. Estoy orgulloso de ello. No aporté casi nada en el Real Madrid. Me hubiera gustado aportar más pero no tuve la ocasión. Yo tampoco lo hice bien. Pasaban muchas cosas. Tengo muchos remordimientos. Quería jugar en el Real Madrid, pero era demasiado joven para entender que eso implicaba sacrificios». Pasó por el Madrid una temporada, la 1999-2000.

Fuente Bitbol

Publicidad