El lado B de Scocco: Su labor solidario en su pueblo natal y su entreno secreto que nadie habla

0
332

El jardinero Scocco
Mientras realiza donaciones a su Hughes natal, Nacho reafirma que no olvida sus raíces. ¿Qué trabajos realiza el delantero de River durante la cuarentena en su casa? Entrá y enterate…

En tiempos difíciles como el que nos toca vivir, haciéndole frente a esta pandemia que desató el coronavirus, la solidaridad aflora. En cada rincón de la Argentina, los héroes anónimos se multiplican para aportar su granito de arena en pos de ayudar a los más afectados en esta coyuntura del aislamiento obligatorio. Y uno de ellos es Ignacio Scocco, el delantero de River que desde su lugar realizó una importante donación a la comuna de Hughes, pueblo santafesino donde nació. Sí, Nacho donó alimentos de primera necesidad para los habitantes del lugar que debido a la cuarentena vieron disminuidos sus ingresos por falta de no poder realizar sus actividades laborales. Sin dudas, un gesto que suma y mucho en estos momentos de tanta angustia e incertidumbre. «La gente debe tomar conciencia de lo difícil que está la situación. Por eso les envío mi felicitación a los profesionales de la salud que están dando la vida para que esto sea lo menos fuerte posible», expresó el hombre de 34 años en una charla con el programa Zapping Sport de Rosario, valorando el trabajo de los médicos y llevando un mensaje concientizador para todos.

Ahora bien, ¿cómo vive él mismo este tiempo de encierro por causa del COVID-19? Bueno, en sus declaraciones se entiende el porqué nunca olvida sus raíces y siempre intenta dar una mano a su pueblo de Hughes… Claro, es que Nacho no sólo cumple diariamente con la rutina de entrenamientos que fue desarrollada por los preparadores físicos del club sino que también aprovecha el tiempo sobrante para «hacer todo lo que no puedo hacer durante el año por falta de tiempo». ¿Como qué? «Hago trabajos de jardinería, cortando el pasto, acomodando las plantas. El desorden que hay por ser una casa que está poco habitada. Ésa es mi experiencia tratando de que pasen los días», confiesa el delantero, que mientras acomoda la casa también piensa en su futuro.

Porque aún no tomó la decisión acerca de qué hará después del 30 de junio, fecha en la que termina su contrato con River, aunque el día se acerca… De todas maneras, ésa es una cuestión que para Scocco hoy sigue en un segundo plano. Y es entendible. Para él, el ahora pasa por cuidar a los suyos e involucrarse con los que más lo necesitan en su pueblo de 5.500 habitantes.

«Hay que tratar de verle el lado positivo a todo esto. Podemos estar con nuestros hijos mucho tiempo, algo que a uno en lo personal, por las responsabilidades que tiene, se le hace difícil. Y esto nos está enseñando día a día, poniéndonos a prueba como padres, con motivación de hacerlos divertir, que no se aburran, que no se les haga largo del día. Pero también está el lado difícil, malo, que es explicarles por qué no pueden salir, ver a sus abuelos, tíos, amigos. Son preguntas diarias que se repiten», contó el santafesino. Sin dudas, un tipo con los pies sobre la tierra y un corazón enorme…

Fuente Ole

Publicidad