El drama de un ex Huracán que pide trabajo en Twitter: «Busco trabajo. El que sepa de algo me contacte»

0
237

Sebastián Morquio seguía ligado al fútbol como intermediario pero un confuso episodio terminó de complicarle los planes en el año de la pandemia.

Sebastián Morquio pasó por varios equipos del fútbol argentino pero sin dudar a cualquier hincha que le pregunten por el ex defensor uruguayo se acordará de su época de Huracán, donde dejó un grato recuerdo por el ascenso conseguido en el año 2000 y varios goles importantes (a San Lorenzo incluido) que lo convirtieron en un jugador muy querido por la gente del Globo.

Publicidad

Desde su retiro en 2012, ‘Patota’ siguió ligado al fútbol en el rol de intermediario de jugadores mostrando, ofreciendo y llevando futbolistas de su Uruguay natal a Argentina y Chile. De esa forma mantenía a su familia hasta que padeció un hecho lamentable con su mamá, que terminó con una denuncia y 30 días de cárcel

«Estuve preso 30 días, salí el 21 de diciembre. Se dio vuelta la taba como se dice hablando mal y pronto y todo lo que venía bien encaminado trabajando como intermediario de jugadores, en un año muy complicado se dio vuelta todo. Lamentablemente vivimos este suceso y cuando salí, es todo más complicado», explicó Morquio en diálogo con Radio Continental.

Pero seguía sin quedar claro los motivos que derivaron en su detención y el uruguayo dio los detalles: «Mi madre estaba comiendo y mi perro, un semi Pitbull, se le subió arriba de la cama y le arañó la cara. Una vecina hizo la denuncia y me tuve que hacer cargo por ser el dueño del perro. En Uruguay hay una ley que si un perro muerde a alguien lo sacrifican pero este no fue el caso gracias a Dios».

Esta situación angustiante, lo llevó a Morquio a pedir trabajo en Twitter: «Por haber estado preso se empiezan a cerrar las puertas. Cuando puse el tuit y explotó el tema, me vinieron a hacer una nota la gente de DirecTV», explicó el uruguayo de 45 años que volvió a estar en boca de todos, recibió el apoyo de hinchas de Huracán y Nacional de Montevideo y empezaron a llegarle ofertas laborales.


Sobre su situación legal, aclaró que puede salir del país pero mientras tanto: «Tengo prisión domiciliaria: de 23 a 7 de la mañana tengo que estar en mi casa. Después soy libre. No tengo tobillera ni nada raro, pero como se dice, abracé una causa para estar libre», contó el uruguayo y aseguró que podría acusar de ‘falso testimonio’ a su vecina pero eligió no hacerlo.

En medio de su crisis económica que lo llevó a pedir trabajo en las redes sociales, recordó que hay un futbolista que le debe una importante suma de dinero: «Lo más triste es que hay un jugador que me debe 40 mil dólares todavía. No voy a dar el nombre. No puedo decir que me estafó porque nuestro arreglo fue de palabra pero él sabe bien que me lo debe».

Fuente 442

Publicidad