El día que el Tata entró en la historia jugando la final del mundo con luxación de hombro

0
186

José Luis Brown murió este lunes, luego de una larga enfermedad. El defensor fue uno de los héroes de la Selección en México 86. Y dejó su nombre en la final. Mirá.

El Tata Brown en la final del Mundial 86 ante Alemania.

El 29 de junio de 1986, la Argentina vivió uno de los días más felices de su historia futbolística. José Luis Brown, también. El Tata pasó a la eternidad por su épica actuación en aquel 3-2 ante Alemania. Por el título Mundial. Por haber marcado el primer gol. Por haber jugado con un hombro roto… Este lunes murió. Su legado permanecerá.

x
El Tata había surgido en Estudiantes pero llegó a México 86 sin tener club. Bilardo confió en él. Tras el problema de salud de Passarella, el destino lo puso de titular en el debut ante Corea del Sur. Pero se terminó de meter definitivamente en la historia en la final.

A los 23 minutos del primer tiempo, tras un tiro libre de Burruchaga, el Tata se mantuvo en el aire para meter un frentazo inolvidable… El arquero alemán Schumacher había salido mal. La Argentina gritó ese 1-0 con el alma. Imposible no llorar al darle replay a la jugada.

El otro episodio que marcó a fuego a Brown aquella tarde fue en la segunda parte. Se luxó el hombro tras chocar con un rival. Pero, dolorido, se negó a salir. Y tuvieron que romperle la remera para que pudiera poner unos de sus dedos como sostén.

“Tenía un dolor insoportable. Lo primero que le dije al doctor Madero fue ‘ni se te ocurra sacarme, no salgo ni muerto’. Me mordí la camiseta, le hice dos agujeros para meter los dedos y finalizar así. Había pasado por un montón de cosas difíciles y ni loco iba a dejar la final”, comentó hace mucho tiempo.

La camiseta número 5 agujereada de México 86 fue uno de los tesoros que el Tata guardó para siempre en su casa. Orgullo, se dice. Pasión. Mucho amor por la Selección. El mismo amor que el Tata recibe del mundo del fútbol en este triste día de su adiós.

Fuente Ole