El consejo de Ruggeri para que Demichelis sea el técnico de River con su ayuda

0
193

El Cabezón le dijo al exdefensor, que quiere ser DT y algún día volver a Núñez, que lo empiece a saludar a Enzo Francescoli para que empiece a acercarse aún más al club.

Realmente, hay pocos jugadores que tienen el privilegio de no envidiarle la carrera profesional a Martín Demichelis, quien jugó en tres de las cuatro mejores ligas de Europa y además jugó una final del mundo. El exdefensor, que hace unas temporadas colgó las temporadas tras jugar en el Málaga de España, hoy es director técnico de la Sub-19 del Bayern Múnich. Poco a poco, quiere hacer carrera de entrenador.

Este martes, el exjugador habló en una entrevista con 90 Minutos de Fútbol, donde dejó en claro quiere quiere tener una fructífera carrera como técnico, en la que sueña regresar algún día al club que lo vio nacer: River. En el Millonario, se forjó como profesional, hasta jugó de arquero en aquel recordado partido contra Racing en 2002, ganó dos Torneo Clausura y firmó con Bayern Múnich, donde estuvo más de siete años y consiguió consagrarse.

En el final de la charla, Óscar Ruggeri tuvo un divertido cruce con Demichelis, a quien hasta le dio un consejo para que empiece a conducir su regreso al club argentino. Sí, ésta vez como entrenador y hasta, quién dice, como posible reemplazante de Marcelo Gallardo, quien hoy tiene contrato hasta 2021 y terminaria su vínculo cuando finalice el mandato de Rodolfo D’Onofrio. Sería algo único.

«Yo lo que aconsejaría es que empeces a llamarlo a Enzo: ‘Hola, Enzo, ¿qué hacés? ¿Cómo te va? Solamente para saludarlo, como para que en la cabeza de él ya esté tu nombre dando vuelta. Yo le voy a hablar», tiró el Cabezón sobre Enzo Francescoli, quien fue el encargado de traer al Gallardo entrenador a River y hoy es el manager de club y una de las voces más importantes de la institución.

Si alguien le puede recomendar el nombre de Demichelis a Francescoli es Ruggeri, un nombre de la casa de River y que ha sido una de las figuras del club en la única copa del mundo que logró el Millonario: la Copa Intercontinental de 1986 ante el Steaua Bucarest en el Estadio Olímpico de Tokio, Japón. El Cabezón es una gloria del club y una voz autoridad para dar fe de las condiciones de, en este caso, un entrenador.

Fuente Bolavip

Publicidad