El árbitro que reconoció que perjudicó a Boca en los choques contra River

0
138

Germán Delfino recordó el cruce copero del 2015, el día que Funes Mori le pegó una patada voladora a Pablo Pérez y él no lo expulsó. Mirá en esta nota qué dijo el juez…

River Plate y Delfino

El juez recordó el cruce superclásico del 2015, en el que no tuvo una buena noche.

«Germán Delfino fue determinante en este clásico«, fue el análisis inmediato que hizo Olé después del River-Boca por la ida de la Libertadores 2015, la serie que nunca terminó por los incidentes con el gas pimienta en la Bombonera. El puntaje por la actuación del árbitro de 42 años de aquel 8 de mayo fue 3 puntos… «Inaceptable tolerancia de la violencia de River: debió expulsar a tres jugadores más. Acertó en el penal y en no dar dos que le pidieron (uno por equipo)», fue el concepto al día siguiente. Hoy, cinco años después, el árbitro reconoció parte de los errores de ese día… ¡Mirá!

«Cuando vi la patada de Funes Mori a Pablo Pérez me quería matar. Te preguntás por qué no estabas un metro más a la derecha o a la izquierda para verla mejor. Como me tocó cobrar bien un penal a los 45′’ en la Sudamericana”, confesó Delfino en una entrevista con Radio Continental. ¿A qué se refiere? A la patada voladora que el defensor de River​ le pegó en la panza al aquel entonces mediocampista de Boca. Siga siga…

Sin embargo, ésa no fue la única jugada en la que falló el juez. Según, también debió rajar a Leonel Vangioni por un planchazo brutal a Fernando Gago, que por suerte para él lo agarró de refilón y le rompió nada más que la media y no la pierna. Y pese a que en ese entonces eran reiteradas las patadas del ex River, Delfino​ lo premió con apenas una amarilla cuando en realidad debió ser expulsado a los 12 minutos del PT.

Pero hay más, la noche de Delfino fue mala en serio: también tuvo que expulsar -y no lo hizo- justamente a Carlos Sánchez, el autor del gol del triunfo, ya que el árbitro no vio el golpe que el uruguayo le dio en la nuca a Gago y que merecía la roja. Ojo, tampoco lo vio su ayudante, Gustavo Rossi, quien estaba mejor ubicado y tenía un campo visual mucho más amplio que el del pito.

Es cierto que era un partido difícil para arbitrar y con protagonistas de mucho peso en el medio. «Pablo Pérez es uno de los jugadores más discutidores, también Leo Ponzio. En el pasado, tuve algunos cruces con el Cata Díaz, pero quedan acá«, reconoció Delfino, quien, nobleza obliga, echó muy bien a Teo Gutiérrez​ y cobró bien el penal de Leandro Marín al Pity Martínez que luego Sánchez cambió por gol para el triunfo 1-0. Eso sí, antes de eso ya le había pifiado muy feo…

Publicidad