D’onofrio: «River sufrió estos 4 años de Macri pero le ganamos todo»

0
664

De sufrir con Macri al elogio a Riquelme
DOnofrio, en una entrevista con Olé, descargó la bronca contenida por la influencia del ex presidente. Con él había un poder desmedido de Boca, dijo y agregó que la llegada de Román puede ser muy buena.

¿Qué le generó la derrota de Angelici, o mejor dicho del angelicismo, en las elecciones de Boca?

-Angelici no perdió: el que perdió fue Gribaudo. Y no me generó nada. Es la política de Boca y el socio tomó una decisión.

-Una decisión que significó el fin del macrismo después de 24 años.

-Eso es muy cierto. Nosotros… La verdad…

La frase “fin del macrismo” supuso una anestesia a la molestia en la zona costal pero a la vez, un catalizador de la bronca acumulada en los 48 meses anteriores al 10 de diciembre. Así, de pronto, a días de la salida de MM del Gobierno, el presidente de River comenzó su catarsis contenida.

-No quiero hablar mucho del pasado, pero River sufrió estos cuatro años de Macri. ¿Por qué los sufrió? Porque hubo un poder desmedido desde el lado de Boca. El ejemplo es por qué River no está en la AFA: no es que no quiso, a River lo sacaron; o el hecho de que los partidos de Eliminatorias no se jugaran más en la cancha de River y sí en la de Boca. No nos escucharon protestar por eso. Aunque, sin duda, el poder estaba muy de un solo lado. Y cuando decíamos que debíamos tener la guardia alta, había que tenerla. Y la tuvimos.

-¿Ese exceso de poder del que habla los perjudicó?

-Por estos hechos que estoy contando, estaba clarito que en lo institucional la cancha estaba inclinada. Pero en ningún momento nos sentimos perjudicados por la AFA, por los árbitros ni por nada.

-¿Acaso se sintió perseguido durante el gobierno de Macri?

-Perseguido, no. Lo que sentimos es que había un fuerte poder entregado a Angelici, que era el presidente de Boca. Él tenía un poder emanado por el presidente de la República, dicho por el propio Angelici, a partir de las reuniones a las que iba en exclusiva a la Casa d​e Gobierno. Ahora, en ningún momento fue un poder que influenciara en lo deportivo. Y está demostrado en que les ganamos todo. No influyó adentro del campo de juego pero en lo institucional, sí.

-¿Entonces habrá sido un alivio para usted que Macri se fuera?

-No. Alivio, no. ¡Yo no siento ningún alivio! Que Macri no esté más en Boca, perdón, en la Argentina, hace a la Argentina, que es un tema más importante que Boca o no Boca. Y es un tema menor si yo siento alivio porque Macri ya no esté más. No, eso no le importa a nadie. Lo que importa es tener una Argentina con futuro, en la que el Gobierno escuche y se preocupe por temas centrales como el hambre y todo lo que estamos viviendo. De una vez por todas, tenemos que cambiar cómo se ha encarado el país hasta ahora. Ojalá lo haga Alberto Fernández y toda su gente y podamos volver a vivir en una Argentina más ordenada y con futuro para nuestros hijos.

-¿Ese cambio cree que también se tiene que trasladar a la AFA?

-No, no creo. No tiene por qué a la AFA. La AFA tiene su gobierno, tiene su asamblea y la asamblea es la que decide su suerte. Lo que sí creo es que la influencia que hizo que River, San Lorenzo y Vélez no estemos… Este tema, termina. Con lo cual, por lo menos va a haber más equilibrio. No va a estar desnivelado. Y supongo que nos escucharán un poco más porque creo que tenemos mucho para aportar y ayudar. Y estamos dispuestos a colaborar.

-¿En ese contexto cómo quedó su relación con Chiqui Tapia?

-Nunca tuve un problema personal con Tapia ni nada por el estilo. ¡Excelente relación con Chiqui! Lo único es que me hubiera encantado colaborar pero nos dejaron afuera y bueno, estamos afuera. Pero desde ahí, incluso, hemos puesto el hombro en todo lo que nos han pedido.

-¿Existe la chance de que los vuelvan a incluir en las decisiones?

-Ahora no se puede. La asamblea recién será en marzo del 2021.

-A partir de ahí, sí: River volverá a AFA.

-Me imagino. Me imagino que ahí conversaremos y que River, San Lorenzo, Vélez y otros clubes nos volveremos a integrar al Comité Ejecutivo.

-En esta relación de poder más equilibrada, ¿con Jorge Ameal sí va a tratar de trabajar en conjunto?

-Es mi intención: que River y Boca estén juntos. Son dos clubes que tienen que estar unidos en un mismo proyecto. Nunca hablé con él, nos juntaremos más adelante. Y me imagino que nos vamos a llevar bien. Mi intención es ésa y supongo que la suya también…

-¿Su buena onda con Riquelme puede colaborar en ese sentido?

-Tengo muy buena relación con Riquelme, aunque nunca me tocó una charla personal. Lo he tratado mediáticamente dos veces y lo felicité después de las elecciones porque algunas veces nos habíamos mandado WhatsApp. Y también él me felicitó el día que ganamos la Copa Argentina. Y entiendo que la llegada de personas como Riquelme le pueden hacer muy bien al fútbol y después tiene una función de directivo, distinta a la que ha vivido hasta ahora, es toda una experiencia, y creo que a Boca le puede venir muy bien. Creo que sabe mucho de fútbol y puede aportarle mucho criterio. Yo tuve la ayuda de Enzo Francescoli desde el primer día. Porque los presidentes, los hinchas, como somos cada uno de nosotros, creemos que sabemos de fútbol y sabemos un poco.

-¡No tiene miedo de que acomode las cosas en la vereda de enfrente?

-Si las acomoda, bienvenido que las acomode. Ahora, que acomode las cosas no va a implicar que nos ganen más partidos de los que nosotros les ganamos a ellos. Yo no creo que les hayamos ganado porque estaban desacomodados: les ganamos porque tuvimos mejor rendimiento y mejor equipo. Pero eso no significa que ellos no tuvieran grandes directores técnicos y buenos jugadores y planteles excelentes. Llegar a una final tiene un gran mérito. Y ganarla, aún más. Es muy difícil ganarla. Nosotros perdimos la final con Flamengo porque llegamos a jugarla. No es vida o muerte. Hay que reconocer el mérito a los planteles, técnicos y dirigentes que te llevaron a una final.

Fuente Ole

Publicidad